SISTEMA INTERNACIONAL DE PATENTES (PCT)

          

Para aquellas organizaciones que buscan proteger su innovación a nivel internacional, el sistema internacional de patentes (PCT), es una opción muy atractiva que permite, a través de una única solicitud, buscar protección en los 150 países miembros del tratado.  

Administrado por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), es un sistema centralizado, económico y eficaz. Es preciso tener en cuenta que no sustituye a las concesiones nacionales, sino que es un sistema que unifica la tramitación previa a la concesión, pero finalmente serán los Estados designados los que concedan o denieguen la solicitud.

¿POR QUÉ INTERESA LA SOLICITUD DE PATENTE INTERNACIONAL VIA PCT?

Destacan 2 beneficios fundamentales:

Una vez presentada la solicitud internacional, el solicitante tiene hasta 30 meses desde la fecha de prioridad para decidir en qué países miembros del sistema PCT quiere finalmente proteger su invención.

Esto no sólo ofrece al solicitante una protección provisional durante 30 meses, sino que además pospone los principales costes asociados a la internacionalización de una solicitud de patente hasta 18 meses, en comparación con el sistema tradicional.

El único inconveniente es un pequeño incremento de gastos globales, puesto que primero se deberán pagar los costes de la patente PCT y posteriormente los costes de las patentes nacionales.

Durante el proceso de tramitación unificado (fase internacional), el solicitante recibe el Informe de Búsqueda Internacional y la Opinión Escrita de la Administración encargada de dicha búsqueda. A la vista de ambos documentos, podrá conocer el estado de la técnica anterior relevante para su invención y valorar las probabilidades y perspectivas de patentabilidad de su invención.

Adicionalmente, como consecuencia del Informe y la Opinión, el solicitante puede modificar, con limitaciones, la solicitud de patente en la fase internacional, para enmendar aquellas objeciones emitidas, antes de su tramitación por las distintas Oficinas de Patentes finalmente elegidas.

Por último, durante esta fase internacional, el solicitante puede valorar con mayor certeza el alcance de la invención y su potencial trascendencia económica y comercial, todo ello sin necesidad de incurrir en gastos que pueden resultar posteriormente inútiles.

LA ESTRATEGIA DE PROTECCIÓN DEBE ESTAR DESDE EL INICIO PLENAMENTE ALINEADA CON LAS CARACTERÍSTICAS DE LA TECNOLOGÍA Y LOS OBJETIVOS COMERCIALES DE LA ORGANIZACIÓN.

 

Para obtener más información y asesoramiento personalizado, no dude en ponerse en contacto con nosotros.