PATENTE NACIONAL

Una patente nacional ofrece una protección sobre la invención únicamente en el país donde se solicita el registro y es concedida por una oficina nacional de patentes. El procedimiento de concesión en cada país puede variar y es importante ser consciente de ello a la hora de solicitar la patente.

Es muy común que muchas empresas soliciten primero la patente nacional para poder evaluar la viabilidad de la invención antes de solicitar la protección en otros países donde la tramitación puede ser más costosa. 

Esto es particularmente útil cuando los presupuestos son limitados ya que además concede 12 meses para poder solicitar protección en nuevos territorios reivindicando el derecho de prioridad de la solicitud frente a terceros.

 

 

¿TIENES DUDAS SOBRE QUÉ  ESTRATEGIA ADOPTAR?

En Clarke, Modet & Cº te proporcionamos un asesoramiento integral  acompañandote a lo largo de todo el proceso de definición e implantación de la mejor estrategia de protección para tu invención. Esto incluye entre otros:  un asesoramiento sobre la patentabilidad de la invención y alcance de protección que puede obtenerse, además de la redacción de la memoria de la Patente, y la  vigilancia y mantenimiento o pago de anualidades.

No esperes más para proteger tu invención.