FISCALIDAD DE PROPIEDAD INDUSTRIAL

La gestión proactiva de los derechos de PII ofrece numerosas oportunidades para reducir la tasa impositiva efectiva de la empresa. Las empresas con ambición internacional ya no pueden darse el lujo de ignorar la necesidad de gestionar y explotar su cartera de PII desde un enfoque global, independientemente de su tamaño y nivel de desarrollo.

 

Entre los distintos mecanismos existentes, destaca en particular el incentivo fiscal conocido como Patent Box, cuyo objetivo es impulsar el desarrollo y la transferencia de conocimiento tecnológico. Dicho incentivo permite que las rentas procedentes de la cesión del derecho de uso o de explotación de determinados activos de Propiedad Industrial e Intelectual tengan derecho a una reducción en la base imponible en hasta un 60%.

A pesar del importante potencial de ahorro fiscal que ofrece, muchas empresas todavía no se benefician del mismo. Las organizaciones encuentran serias dificultades e incertidumbres a la hora de acceder a este incentivo, desde la identificación del activo intangible hasta la cuantificación del ahorro o la justificación documental frente a las autoridades fiscales.

Con el fin de dotar de la mayor seguridad jurídica posible a la aplicación del Patent Box, el equipo de consultores de Clarke Modet & Cº pone a disposición de sus clientes un conjunto de servicios para (i) validar la aplicación del incentivo fiscal y (ii) generar el soporte documental necesario que evidencie el cumplimiento de los requisitos legales actuales de dicho incentivo, incluyendo:

  • Determinación de los activos objeto de la cesión y adecuación a los requisitos legales;
  • Estudio de precios de transferencia en la cesión de activos de PII;
  • Revisión y adaptación del marco contractual de la cesión y justificación de su adecuación a la normativa existente.