El correcto registro, protección y posicionamiento de las marcas otorga el derecho exclusivo de uso, aumenta el valor de la empresa, ayuda a asociar la calidad con el producto o servicio e impide que terceros comercialicen productos con marcas idénticas, similares o que puedan crear confusión.