¿Puede el olor a pasto recién cortado o una textura determinada transformarse en una marca de éxito? Definitivamente sí. Ejemplo de ello es el reciente registro de la textura de la botella de whisky Old Parr, como la primera marca táctil en Colombia​

Una tendencia naciente en Latinoamérica, pero ya consolidada en Europa. Ejemplos: Luis Vuitton con el registro del diseño o patrón propio y característico de sus carteras y equipajes; y una compañía holandesa de pelotas de tenis, que registró el olor a pasto recién cortado para que sus clientes relacionaran este aroma con su producto.

Y es que según la Organización Mundial de Propiedad Intelectual (OMPI), así como avanza el mundo y la tecnología, también lo hacen los sistemas de protección o identificación de marcas. Atrás quedaron sólo las palabras o figuras, que apelaban a un solo sentido: la visión. Hoy todo es válido: olfato, tacto, gusto y audición.

¿Y qué pasa con Chile? aún queda mucho camino por recorrer porque seguimos limitados a la forma tradicional (signos, palabras) y lo que se conoce como marcas sonoras. Un importante desafío país teniendo en cuenta que cada vez hay menos palabras e ideas que registrar, por lo que la innovación se hace esencial en esta materia.