Educar, de manera lúdica, fomentando el derecho a crear y no copiar, ha sido uno de los principales pilares del programa Clarke, Modet & C° Chile Educa, iniciativa que surgió en 2015 bajo la convicción de la importancia de potenciar una mayor cultura pro innovación en Chile, basada en el respeto a la propiedad intelectual, en especial ante una realidad cultural en la que la piratería se justifica en muchas ocasiones ante la falta de recursos

A través de talleres educativos y actividades relacionadas a la innovación, ciencia y tecnología, escolares de educación básica, media, universitaria y comunidad docente, han aprendido a partir de casos prácticos, la importancia de respetar la creación de otros y a la necesidad de desarrollar la creatividad y expandir sus ideas, entendiendo en que en cada persona hay un potencial innovador.

Un programa en el que además de Universidades, también han participado alumnos de la Red de Colegios de Instrucción Primaria y Secundaria (SIP), y de la Red UC.