En la reciente decisión G3/14 la Oficina Europea de Patentes (EPO) confirmó la práctica marcada en decisiones anteriores (T301/87), por la cual la División de Oposición de la EPO únicamente puede, durante el procedimiento de oposición de una patente europea, analizar la falta de claridad de las reivindicaciones enmendadas cuando las modificaciones realizadas puedan introducir una supuesta falta de claridad.

Sin embargo, la División de Oposición de la EPO no podrá examinar la falta de claridad de las reivindicaciones tal cual hayan sido concedidas y que no hayan sido enmendadas durante el proceso de oposición. Tampoco ningún tercero podrá presentar una oposición con base de falta de claridad, ya que no es un motivo de oposición recogido en el Artículo 100 del Convenio de Patentes Europeas.