El número de solicitudes de patente por cada país es un buen indicador del nivel de innovación y progreso de la economía. La inversión en investigación y desarrollo, por parte de las empresas de todos los portes y universidades, demuestra el grado de productividad de una nación. Por lo tanto, un buen índice para la comparación entre países es el número de depósitos de solicitudes de patente mediante el Tratado de PCT (Patent Cooperation Treaty), indice especialmente pertinente cuando se comparan países desarrollados y emergentes.

El PCT es un tratado internacional con 145 Estados contratantes, que permite proteger la misma invención en varios países, desde un solo depósito. La solicitud del depósito inicial es se realiza vía la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) o a un órgano regional con la misma función de autoridad internacional. Su principal ventaja para aquellos que necesitan de protección internacional a su invención es el costo inicial – Con una aplicación de patente es válida, en principio, a todos los países signatarios del Tratado, la tasa pagada por la solicitud internacional representa una sola inversión inicial. Sin embargo, posteriormente, es necesario introducir la solicitud internacional del PCT depositados en las denominadas fases nacionales de los países miembros de este Tratado, cuando existe interés de proteger la invención. A tal fin, es necesario también pagar las tasas para la presentación y tramitación de cada solicitud en cada país respectivamente según las leyes locales.

Considerando el impacto económico de la innovación y el número de patentes solicitadas por el Tratado de PCT, es posible hacer algunos interesantes análisis sobre cada país y su participación en la economía mundial. Los datos de cuántos pedidos PCT cada país ha solicitado se obtienen fácilmente a partir de una consulta en el site de la OMPI.

 

Las mayores economías del mundo

Los investigadores y las empresas norteamericanas han presentado 13.036 solicitudes de patente en el extranjero, durante el primer trimestre de 2016. En el semestre entero, las aplicaciones necesarias fueron cerradas en 17,799, contabilizando los pedidos realizados a nivel internacional por el PCT. Los Estados Unidos, con un PIB de US$ 17,94 billones, tiene un número de solicitudes de patentes requeridas en la OMPI, muy superior a la del país con el PIB en primer lugar en el mundo, China.
El país asiático cuyo PIB cerrado en 2015 en más de $19.3 billones de dólares (casi dos billones de dólares más de los Estados Unidos), depositaron 10,387 solicitudes de patente en el primer semestre de 2016. La variación entre el primer y en el segundo trimestre es considerable: de enero a marzo fueron depositados 7,865 aplicaciones; ya desde abril a junio, se depositaron 2 522 participantes. Curiosamente, en los tres primeros meses de 2016, el país tuvo la tasa de crecimiento más baja desde 2009, con un incremento del 6,7%.
La diferencia entre el PIB chino y el número de patentes registradas por el país refleja una transición industrial de su economía. Durante muchos años, sus tasas de crecimiento fueron apoyados por las industrias que operan en las zonas económicas especiales, la mayoría de ellos en la fabricación de productos mediante la transferencia de tecnología del Norte Americanos, europeos y chinos. A los pocos, se produce un cambio de modelo de industrialización deseada, con la inversión en investigación y desarrollo y por consiguiente, se abren con flexibilidad de inversión o do número de patentes internacionales necesarias. Un ejemplo de esta transformación es la empresa FoxConn, que es el mayor productor de componentes subcontratados para computadoras, e incluso hoy en día tiene más de 42 mil solicitudes presentadas mediante el PCT.

 

Brasil y los emergentes

En contraste, Brasil está muy por detrás de las dos mayores economías del mundo. Con sólo 161 solicitudes de patente, como exige el tratado del PCT, en el primer semestre de 2016, con 120 en el primer trimestre y 41 en el segundo, el número de depósitos no es ni siquiera un 10% del número de China. Comparativamente, el PIB brasileño ha caído más de cinco trimestres, con un descenso del 3,8% en 2015 en comparación con 2014.

Los números de la economía de los países muestran diferencias interesantes en número de solicitudes PCT, en proporción a su PIB, cuando se realiza un análisis considerando las nuevas.  Brasil, incluso con la recesión de más de un año, todavía es la séptima economía mundial. Su posición en el ranking de la propiedad intelectual, sin embargo, no está tan lejos en la India, el tercer puesto en el PIB (con $7,9 billones), que en la primera mitad de 2016, colocó 480 pedidos. Ahora Rusia, con la sexta mayor PIB del mundo (US$ 3.7 billones), ubicada a solo cuatro solicitudes más de que Brasil.

Especialmente en la India, es interesante exponer algunos comentarios. Percibida como un foco de tecnología, sorprende el bajo número de solicitudes PCT en comparación a su PIB. Mayor productor mundial de software en el mundo, no es una cuestión de si la falta de investigadores indios a la cultura de la solicitud de patente internacional para programas de ordenador. El tratado internacional de patentes, la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, tiene en su texto prevé que permitir el patentamiento de software está incluido en su ámbito de aplicación.

Ya en la participación brasileña en el sistema internacional de los derechos de propiedad intelectual, se dice que es una alternativa para las empresas que apuntan a la internacionalización en el mediano plazo. Aunque el mindset global no es tan común entre nuestras empresas, comienza a ser más común entre las startups, que darse cuenta de que su tecnología se puede aplicar en cualquier país. Además, el PCT es a menudo una alternativa a las opiniones del INPI (Instituto Nacional de la Propiedad Intelectual), que suelen tener pocos años.

Estas estadísticas muestran que Estados Unidos sigue siendo el mayor concentra sus esfuerzos en registrar patentes internacionales, mientras que las naciones emergentes todavía deben concentrar sus esfuerzos y estimular la innovación en su territorio, tanto en las empresas como en las universidades. Brasil, obteniendo incluso detrás de los Estados Unidos y China, cerca de Rusia, que ha perdido su atracción por razones geopolíticas innovadores - desde el fin de la Unión Soviética. India, a su vez, no parece funcionar todo el potencial de sus investigadores, especialmente en el área de tecnología de la información, en los que el país tiene una buena reputación.