El Perú para su bicentenario (2021) se ha propuesto impulsar el desarrollo tecnológico en el país, tal como lo demuestra en su Plan Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación para la Competitividad y el Desarrollo Humano (PNCTI 2006-2021). Es por esto que, nace el Plan Especial de Transferencia Tecnológica para contribuir al cumplimiento planteado por el PNCTI, el cual tiene 2 principales actores; el sector privado y el sector académico.


Por parte del sector privado, esta tiene una mayor preocupación en innovar, la misma que se materializó dentro de las temáticas abordadas durante la Conferencia Anual de Ejecutivos (CADE) y en el aumento en la propensión a innovar. Así mismo, por el lado académico (universidades e institutos de investigación), se evidencia un interés activo de estos para participar en las convocatorias por parte del Estado que financian proyectos de investigación y desarrollo.
 

El plan nace con el objetivo de promover el desarrollo y la transferencia de innovaciones tecnológicas en las empresas elevando la competitividad y productividad, el valor agregado con criterio de sostenibilidad económica y ambiental; es decir, Perú se muestra como un mercado para la innovación abierta. La evolución de los sistemas de innovación, desde la innovación para poder llegar hasta una innovación abierta,  requiere de la existencia de un sistema de Propiedad Intelectual, capaz de definir y aclarar las ambigüedades de los límites de los activos intelectuales para realizar las transferencias. De este modo, la Propiedad Intelectual asume un papel estratégico en la valoración del conocimiento, dotando a la universidad e instituciones de un calificativo y amplio portafolio de su capital intelectual lo que constituye en una de las prioridades en las políticas del Plan Especial de Transferencia Tecnológica.
 

De este modo, se intenta que las universidades adopten una postura más agresiva y de visión “empresarial” en la búsqueda de nuevas fuentes de recursos para la investigación, y que dicha investigación tenga puesta en el mercado y que sea de interés comercial.
 

Es así que,  el Estado organizará encuentros tecnológicos, ferias tecnológicas, entre otros eventos, para crear redes de contactos entre empresarios e investigadores con el objetivo de facilitar la interacción y de promover proyectos de colaboración; asimismo, fortalecerá la capacitación en temas de propiedad intelectual y transferencia tecnológica, se abrirán diplomados y maestrías orientados a la formación y a la especialización en dichos temas.
 

Por lo tanto, hay varios factores que el Estado peruano ha evaluado para la implementación de este programa, el cual apuesta por que las empresas nacionales y extranjeras trabajen en colaboración con las universidades e institutos, por la investigación, tecnología e innovación en el Perú.