Consciente de la importancia que tienen los derechos de PI en la economía mundial, México –en un corto periodo- ha experimentado varias reformas en su marco legal, ha implementado cambios de gran escala en su estructura y se ha adherido a diversos tratados internacionales apuntando a brindar mayor transparencia y fortaleza a sus sistemas de protección y defensa de PI, generando así un ambiente mucho más atractivo para la inversión extranjera.

Entre estos cambios e implementaciones, México:

  • Se ha adherido al TPP (2016), buscando una protección y defensa de patentes, marcas, derechos de autor y secretos industriales más fuerte, eficaz y justa;
     
  • Ha implementado el Protocolo de Madrid (2013), que ofrece a los titulares la posibilidad de solicitar la protección de sus marcas en diversos países a través de una sola presentación realizada directamente con sus oficinas de marcas respectivas;
     
  • ​Ha implementado el programa PPH (2012), que acelera el proceso de examen de patentes de las solicitudes correspondientes presentadas en oficinas de patentes participantes;
     
  • Ha redactado un sistema de oposición (cuya implementación se espera en el primer semestre del 2016) que fortalecerá el procedimiento de registro de marcas en México;
     
  • Ha implementado un sistema entre la oficina de Marcas y Patentes y las Aduanas Mexicanas (2011) que le permitan a las Autoridades detectar productos falsificados que pretendan ser importando a México;
     
  • ​Ha implementado un nuevo sistema de justicia penal (2008~2016) para mejorar el tratamiento y control de asuntos penales (piratería) en términos de justicia, transparencia y eficiencia; sólo por mencionar algunos.
     

Respecto del entorno político y económico actual en México, se han realizado grandes reformas en las áreas de energía y telecomunicaciones lo que permitirá un desarrollo industrial y tecnológico, especialmente en las industrias de: petróleo y gas, automotriz, telecomunicaciones incluyendo, la industria eléctrica y electrónica, entre muchas otras.

 

Asimismo, es bien sabido que la posición geográfica de México proporciona una ventaja estratégica y única para involucrarse en diversos mercados alrededor del mundo. Con todos estos factores y cambios (y muchas más por venir a lo largo del 2016), resulta evidente que México está estableciendo un ambiente político, económico y legal óptimo para que las compañías extranjeras se sientan atraídas y, más importante, seguras de invertir en México.

 

Habida cuenta de lo anterior y considerando que México observa el sistema constitutivo en el cual el registro de derechos de PI es obligatorio para obtener el derecho exclusivo de uso, este es definitivamente un momento muy oportuno para aprovechar del ambiente legal, político y económico en México y buscar la protección de derecho de PI, no sólo para estar en posición de adoptar medidas en un país con un alto índice de falsificación, sino también para explotar todo el potencial de uno de los países más competitivos y abiertos a la inversión extranjera directa.