Hace alrededor de una semana atrás, en China se abrió un nuevo parque temático de diversiones llamado “Wanda City”, y no obstante el corto tiempo de funcionamiento, ya han comenzado a surgir las primeras polémicas en torno a él. Ello, ya que en el parque hubo apariciones de personas pertenecientes a éste disfrazadas como Blanca Nieves, Capitán América, entre otros personajes de Disney.

Adicionalmente, una de las tiendas ubicadas dentro del parque chino mantenía a la venta poleras de Mickey Mouse y Minnie, mientras personajes disfrazados de las tropas de asalto de Star Wars daban la bienvenida a las salas de cine.


El gigante del entretenimiento, Walt Disney Company, tomó conocimiento de la aparición de los personajes que fue presenciada por los mismos asistentes del Wanda City, y anunció que tomará medidas para proteger sus derechos de propiedad intelectual.


Por su parte, el propietario del Wanda City, se defendió señalando que “Algunas tiendas en el centro comercial de Wanda utilizaron personajes de Disney para fines de promoción. Su uso está autorizado oficialmente por Disney. No se ha producido ninguna infracción".


De esta manera, el comunicado emitido por el creador de Mickey Mouse, viene en continuar la batalla iniciada por el dueño de Wanda City, quien se ha propuesto arrebatar el liderazgo en parques temáticos que hasta ahora ha mantenido Disney.


Bajo este contexto, es ampliamente conocido el alto nivel de protección que The Walt Disney Company otorga a sus personajes, diseños, marcas registradas, nombres comerciales y obras protegidas por derechos de autor. Así, en el caso de personajes como Mickey, cualquier empresa, que quiera hacer muñecos, videojuegos, aplicaciones para teléfonos móviles, libros o cualquier producto que incorpore el nombre, el personaje o simplemente la silueta de Mickey, tendrá que conseguir una licencia de la compañía que tiene los derechos de marca y la propiedad intelectual sobre el personaje en cuestión, en este caso, la compañía Disney.


De hecho, Disney es la mayor empresa de entretenimiento y comunicación del mundo y sus ingresos por licencias de explotación de derechos sobre sus personajes, una importante fuente de ingresos.


Por ende, siendo Disney la principal factoría mundial de concesión de licencias sobre sus personajes, sería un hecho altamente perjudicial que uno de los hombres más ricos de China, quien planea instalar más de 20 parques en China y en el extranjero, esté efectuando un uso no autorizado de sus personajes y marcas dentro de un parque que pretende competir codo a codo con los famosos de The Walt Disney Company. Lo anterior, podría constituir una infracción de sus derechos de propiedad intelectual, puesto que la compañía estadounidense no ha otorgado ningún tipo de licencia hasta el momento.