El gran reto de las empresas será establecer el valor de la propiedad intelectual y explotar su potencial económico.

Por Fabián González de la Mora
Director General de Clarke, Modet & Co. México

El 26 de abril se celebra el Día Mundial de la Propiedad Intelectual, este año con el tema “Creatividad digital: reinventar la cultura”, para recordar el papel que desempeña la PI a la hora de alentar la innovación y la competitividad.

A nivel global, las patentes son un elemento fundamental para medir la capacidad para competir en materia económica de ciudades y países; y en México, esto se relaciona siempre con la capacidad de las empresas para innovar y hacer tangible esa innovación a través del registro de patentes.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), el gran reto de las empresas para los próximos años será establecer el valor de la propiedad intelectual y explotar su potencial económico, es decir la comercialización. Y es que ante el auge de las tecnologías digitales cada vez más accesibles, entender que se tiene una idea válida para el mercado, susceptible de protección y comercialización posterior, es uno de los desafíos para todas las empresas, sin importar su tamaño. 

Excelsior, Sección Primera, pág. 21