En octubre del 2014, España aprobó una nueva ley, que entró en vigor el 1 de enero del 2015, estableciendo que los llamados "agregadores de noticias "deben pagar una tasa a los editores por la reproducción de contenidos periodísticos “agregados”.

Esta tasa es popularmente conocida como la "tasa Google ", debido a la enormidad de la empresa estadounidense del mismo nombre y por tener uno de los agregadores más populares, Google news (o Google Noticias, en Brasil).

Polémica desde su nacimiento, la necesidad de pago debida a la reproducción de contenidos periodísticos opone los medios de comunicación y las empresas de tecnología, capitaneados por Google.

Por un lado, Google afirma que el pago de la compensación sería poco práctico, ya que Google Noticias no genera ingresos, ni mostrando publicidad. Además, el agregador de noticias mejoraria el tráfico y el acceso a los contenidos de los sitios propios de los medios de comunicación, ya que el agregador simplemente recopila noticias de diferentes fuentes en una única plataforma, pero haciendo clic en el enlace de noticias, el usuario es redirigido al website del periódico / vehículo de comunicación. Al final, el agregador aumentaría el tráfico de usuarios en los sitios donde el contenido es reproducido.

Por otra parte, los periódicos y los medios de comunicación afirman que los agregadores de noticias reproducen contenidos con derechos de autor sin una indemnización adecuada a sus autores. Es decir, no hay ningún pago por el trabajo realizado por los autores.

De difícil solución, la ley española no fue el primer intento de regular un pago para la reproducción de contenido de noticias en los agregadores de noticias. Francia, Bélgica y Alemania también han discutido con Google sobre el tema, siendo que estos países se han puesto de acuerdo con la empresa sobre como la reproducción de contenido de noticias ocurriría. Sin embargo, en el caso de Alemania, a principios de este año, la asociación de editores del país interpuso un nuevo proceso en la corte en contra de Google con el fin de conseguir que se respecten los derechos de autor y que pague la tasa debida para la reproducción de contenidos, propiedad de los vehículos comunicación.

En el caso concreto de España, la respuesta de Google fue radical: exclusión de los medios de comunicación españoles del Google News, siendo el primer país en tener todo su contenido periodístico retirado del agregador. Después de la aplicación de la ley, un estudio encargado por editoriales españolas en 2015 encontró que esto causó más prejuicios que beneficios a los medios de comunicación españoles, especialmente los más pequeños.

El tema es tan controvertido que, según la noticia publicada en Financial Times a finales de 2015, la Comisión Europea, el brazo ejecutivo de la Unión Europea, considerará si los agregadores de noticias están obligados a pagar por exibir secciones de contenido de noticias. Esta medida es una respuesta a la problemática relación entre los medios de comunicación europeos y los agregadores de noticias.

En Brasil, la ley de derechos de autor (Ley 9610/96 ) también otorga a los editores y autores de "escritos publicados por la prensa , diaria o periódica " el derecho de utilizarlos económicamente. Por lo tanto, al igual que ocurre en Europa, los editores brasileños también tienen derecho a solicitar compensación por el uso de su contenido periodístico por los agregadores de noticias.

Sin embargo, en vista de lo que ha sucedido hasta la fecha en otros países, vale la pena considerar si el más ventajoso no sería trabajar en colaboración con los agregadores de noticias, tratando de encontrar un término medio a una remuneración por el uso de los contenidos. Al final, la ausencia de noticias de las noticias en los agregadores puede implicar un impacto negativo en el tráfico de usuarios en los websites, disminuyendo la cantidad de visitas y por lo tanto los ingresos de los medios de comunicación.