Vía El Mercurio

Un total de 22 días duró el proceso de llenado de la laguna artificial más grande del mundo y que Crystal Lagoons -del empresario chileno Fernando Fischmann- acaba de inaugurar en medio del desierto de Egipto.

Con ello, la firma consiguió un nuevo récord Guinness, ya que la megapiscina de aguas cristalinas tiene un tamaño de 12,5 hectáreas, superando a la de San Alfonso del Mar, en Algarrobo, que con ocho hectáreas fue certificada en 2007 como la más grande del planeta.

 

Se trata de una laguna que forma parte de la primera etapa del desarrollo turístico Citystars Sharm El Sheikh, que involucra una inversión de US$5.500 millones, y que surge de la asociación de Crystal Lagoons con la familia Sharbatly, que es propietaria de un consorcio de amplia trayectoria en el sector inmobiliario y telecomunicaciones en el Medio Oriente y África.
 

Para más información, revisa la nota completa de El Mercurio.