El registro y uso de estos dominios se encuentra restringido a aquellos profesionales del sector de la abogacía, por lo que para su aprobación el registro oficial verificará que su solicitante se encuentra facultado para la práctica de esta profesión.

De esta forma, las empresas y particulares dedicados a la prestación de servicios jurídicos, dispondrán de un dominio que les permitirá diferenciarse en el mercado frente a otras profesiones y a través del cual los usuarios de internet podrán localizarles fácilmente.

Manténgase actualizado sobre los nuevos dominios gTLDs o contacte con nuestros expertos.