El presente documento tiene como propósito alertar a los empresarios de ciertas conductas engañosas realizadas por operadores de internet.

Es un hecho comprobado y demostrado que ciertas compañías registradoras de nombres de dominio de los países asiáticos utilizan como estrategia comercial el envió indiscriminado de correos electrónicos a compañías y empresas que poseen páginas web.

En estos ponen en alerta que una determinada empresa está solicitando en los países de Asía el registro de uno o varios nombres de dominios de primer nivel y, con el objeto de alarmar e intimidar a la posible víctima, siempre preguntan formalmente si se ha dado autorización a la supuesta compañía para registrar los nombres de dominio y/o marcas.

Para tener una idea más clara de la forma de cómo funciona este tipo de correos, un ejemplo real de dichas comunicaciones es la siguiente:

“Hemos recibido formalmente una solicitud en línea el día 22 de junio de 2015 en donde la compañía denominada..… quiere registrar el nombre de dominio de nivel superior www……

“De acuerdo con el principio de registro en China, nosotros auditamos todas las solicitudes de nuestros clientes con el fin de evitar conflictos de la propiedad intelectual. Como usted es el propietario original de la marca, enviamos este correo electrónico para comprobar si su empresa ha autorizado a la mencionada compañía a registrar los nombres de dominio. Si usted ha autorizado esto, vamos entonces a proceder a registrarlos, de lo contrario, por favor informen lo antes posible”. 

“Nuestro plazo para hacer caso omiso de esta solicitud es de 7 días laborables. Fuera de los límites de tiempo vamos a proceder al registro del dominio para esa empresa”

En estos casos, la práctica usual sugiere que no se responda a esta clase de correos electrónicos, ya que, de hacerlo, lo más posible es que se reciba otras comunicaciones de ellos en donde dirán que la compañía (en este caso la victima) tiene el derecho preferente para registrar el nombre de dominio, y sugerirían su registro, previo pago del valor del registro, y en donde en la mayoría de casos, ratificaran plazos de vencimiento para comunicación con ellos para evitar que procedan a registrar el dominio a favor del tercero. 

La actuación de los registradores de dominio provenientes de compañías de Asia, aparentemente no son ilegales en materia internacional, aun cuando, dependiendo de las variantes que adquiera, en la práctica podría llegar a ser considerada como un tipo de engaño y/o fraude.

Recomendamos que para no caer en el engaño que supone estos correos electrónicos provenientes de empresas de Asía, no se responda y no se avise recibo de esos correos al remitente.