Gran revuelto ha provocado la modificación a la Ley del Tabaco en Chile que establece mayores prohibiciones para la comercialización de las tabacaleras. En respuesta a ello, BAT Chile amenazó con cerrar la filial.

Julio 2015. El Senado aprobó el primer trámite del proyecto de ley adecuándola al estándar del Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud para el control del tabaco, y que en Chile involucra la exclusión de comercializar cigarrillos con ciertas sustancias y aditivos, tales como el mentol o la vainilla; y la obligación de poseer un empaquetado genérico, es decir que “todas las marcas (posean) características comunes”. Asimismo se establece que las cajetillas “llevarán una advertencia que cubre el 100% de las dos caras principales, prohibiendo cualquier acción o elemento destinado a ocultar total o parcialmente la advertencia”, situaciones parecidas a lo que está viviendo la industria de los alimentos por la recién aprobada Ley de Etiquetado de Alimentos, también al alero del Ministerio de Salud.  

A través de un comunicado de prensa en su página web, la compañía British American Tobacco Chile (BAT), que lleva las marcas de Kent, Lucky Strike, Dunhill, Pall Mall, Belmont y Hilton, anunció el cierre de las instalaciones en las regiones V, VI, VII y VIII y la fábrica en Casablanca, debido a los cambios a la Ley del Tabaco, lo que implicaría la reducción del 20% de puestos de trabajo. Se calcula, en total, una pérdida de US$400 millones, recaudación que afecta directamente al fisco.

Según el comunicado, el rechazo a la cajetilla plana y la prohibición de sustancias y aditivos no son exigencias del Convenio Marco para el Control del Tabaco de la Organización Mundial de Salud, sino que se trata de una “modificación arbitraria”. Y por último, BAT Chile indica que “(…) como consecuencia de la expropiación de derechos marcarios y de uso, el Estado deberá indemnizar a la industria (…) Ésta es la primera vez en la historia económica del país que una ley, en la práctica, ordenaría el cierre de una operación empresarial lícita”.

En respuesta a lo anterior el Subsecretario de Salud, Jaime Burrows, advirtió a CNN Chile que: “no nos van a intimidar, porque hay temas más importantes y prioritarios como la salud (…)”. Desde otra posición, el Presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Ricardo Mewes, precisó en El Mercurio que: "Nuestros legisladores no se están dando cuenta de que todas las medidas y normativas y leyes tienen consecuencias. En este caso es que la empresa se vaya del país (...) para la reactivación es una mala señal (…) esta ley disminuirá las ventas del comercio formal y elevará el contrabando”.