Vía Diario Financiero

Un nuevo golpe a la innovación está dando Crystal Lagoons, -compañía ligada al empresario Fernando Fischmann-, que por estos días está abocada a la internacionalización de dos nuevas tecnologías: las lagunas cristalinas no excavables y el sistema de enfriamiento industrial sustentable.

Dentro de las líneas de investigación que desarrolla la empresa -que invierte cerca de un 30% de sus flujos en I+D (Investigación y Desarrollo)- están las lagunas cristalinas flotantes, fuentes de agua que cuentan con un alto estándar estético y sanitario, que se instalan y flotan sobre cuerpos de agua no aptas para uso, ya sea por mala calidad sanitaria, falta de transparencia o características estéticas deficientes. 

 

Pensadas para fines recreacionales como baño o la práctica de deportes, las nuevas lagunas se diferencian de las cristalinas tradicionales debido a que no necesitan excavación para su construcción y se montan rápidamente sobre masas de agua como una piscina inflable convencional con una estructura semirígida. Adicionalmente, “la construcción se demora sólo un par de semanas, además de ser tremendamente flexibles y no ocupar terreno”, advierte Francisco Matte, International director de Crystal Lagoons, sobre las ventajas.

 

El primer proyecto de este tipo se está desarrollando en Hawai en el complejo EWA Beach en Isla Oahu el que, edificado junto a la firma japonesa Haseko, contempla la construcción de una laguna con una extensión de tres hectáreas.

 

Pero este no es el único proyecto, el ejecutivo adelanta que próntamente podría sumarse una segunda laguna en Asia, donde ya “comenzaron las negociaciones para un proyecto privado en Malasia”, adelanta.

 

Matte comenta que las potencialidades de mercado de esta nueva apuesta son importantes. “Esta tecnología exhibe un potencial a nivel mundial aún mayor que el de las lagunas cristalinas excavadas. Sólo en EEUU, existen más de 140.000 cuerpos de agua que ocupan grandes extensiones”, advierte Matte. Y añade que a nivel internacional esta cifra se elevaría a más de 50 millones de cuerpos de agua.

 

Tecnología de enfriamiento

Tras aplicar durante un año la tecnología para enfriamiento industrial sustentable en centrales termoeléctricas, Data Center, plantas fotovoltaicas de concentración y minería, en la planta termoeléctrica de ciclo combinado San Isidro II, de Endesa, la firma pasó a la fase de comercialización. Hoy existen 19 proyectos en carpeta en EEUU, Finlandia, India, Perú, Arabia Saudita y Chile. “EEUU será uno de los países donde se masifique esta tecnología porque allí el sistema de enfriamiento con cauces naturales de agua ya está prohibido, debido al enorme daño que causa y muchos otros países están siguiendo el ejemplo”, sostiene Matte.