Para las empresas tecnológicas, el entorno de la I+D+i está cada vez más abarrotado. Los mercados son crecientemente complejos e internacionales. La cantidad de información técnica y económica aumenta exponencialmente, y aparece con mayor frecuencia en lenguas extranjeras. Es cada vez más difícil hacer un seguimiento de todo y tener los datos básicos adecuados para la preparación de decisiones empresariales importantes. Para hacer frente a ello, las empresas y organizaciones están utilizando más los denominados mapas de patentes, con el fin de obtener conocimientos relevantes de manera rápida y eficiente.

Los mapas de patentes proporcionan una instantánea actual de la situación de las patentes de una tecnología específica, ya sea dentro de un país o región, o globalmente.

 

La elaboración de los mismos comienza siempre con una búsqueda del “estado del arte” de la tecnología pertinente en bases de datos especializadas. 

 

Los resultados de dicha búsqueda se analizan luego para contestar preguntas específicas acerca de, por ejemplo, los patrones de actividad: ¿Quién está haciendo qué? ¿Dónde se está haciendo?;  o los patrones de innovación: tendencias y líneas de innovación, soluciones alternativas para un problema técnico, colaboraciones.

 

Los datos de patentes no sólo proporcionan información sobre las tecnologías y los solicitantes de las mismas, sino también sobre aspectos importantes para la organización en su conjunto, como los mercados de interés, las empresas y los sectores. 

 

Gracias a estos mapas de patentes, las empresas y otras instituciones innovadoras pueden tener una imagen clara de la situación actual, los competidores y el desarrollo cronológico del área de tecnología. 

 

¿Pero quién puede usar un mapa de patentes, y para qué?

 

En general, las patentes son una herramienta de información extremadamente flexible. 

 

Pueden proporcionar información en el diseño de políticas públicas y privadas de I+D+i, asentar las bases para la planificación estratégica de la investigación o acelerar la transferencia de tecnología. 

 

Un mapa de patentes puede responder a diferentes tipos de preguntas para diferentes grupos de usuarios:

 

1. Personal de I+D+i: la información sobre patentes es particularmente útil para este grupo de usuarios en su actividad diaria. Permite la optimización de los costes de I+D+i, no sólo evitando investigación redundante, sino también proporcionando soluciones técnicas alternativas a un problema. También ayuda a acelerar los procesos de I+D+i, favoreciendo una rápida familiarización con las nuevas áreas técnicas y una rápida identificación de las brechas de desarrollo y las características técnicas únicas.

 

2. Directivos: los tomadores de decisiones requieren, como fundamento de su planificación estratégica, una perspectiva clara, basada en resultados completos y concisamente resumidos. La información proporcionada por las patentes puede llegar a ser crucial, ya que da una visión general de los avances tecnológicos, las tendencias del mercado y los competidores. Permite también identificar rápidamente los socios técnicos o comerciales, así como los potenciales proveedores de tecnología o licenciatarios. 

 

3. Asesores y responsables legales: para este grupo de usuarios, la fiabilidad e integridad de los datos es crucial, particularmente en lo referente al estatus jurídico de los títulos. La información sobre la validez y vigencia de los derechos es clave tanto para la detección de posibles infracciones de derechos de Propiedad Industrial, propias y de terceros, como para el diseño de soluciones y estrategias de defensa eficaces. Son, en definitiva, la base de un análisis de la libertad para operar o Freedom-to-Operate.

 

4. Asesores y responsables financieros y fiscales: las patentes son un activo cada vez más importante en las organizaciones, pues son en muchos casos la fuente de ventajas competitivas y generación de nuevos ingresos. Un mapa de patentes puede ser la base para la evaluación de patentes en el contexto del control de recursos organizativos, la contabilidad, la obtención de recursos mediante su pignoración y la definición de una estrategia fiscal que incorpore los activos de Propiedad Industrial.

 

Por su gran utilidad y versatilidad, las empresas industriales más grandes a nivel internacional ya usan los Mapas de Patentes de manera sistemática. 

 

Se trata sin embargo todavía de una herramienta de trabajo infrautilizada en muchos mercados y sectores, pues requiere tanto bases de datos y software de última generación como personal capacitado para desarrollar este tipo de análisis e interpretar los resultados. Pero,  su utilización resulta imprescindible en la generación de un tejido productivo cada vez más competitivo.