La decisión del INPI de priorizar el aumento de la eficiencia operacional ha dado frutos en el año 2014. La estrategia implementada es bien conocida y sencilla: fortalecimiento del equipo de examinadores y mejora de la infraestructura de apoyo a la actividad de exámenes técnicos.

En el año 2014, la cantidad de solicitudes de registro de marcas pendientes de primera examinación (acumulación de trabajo) empezó a disminuir por primera vez en cuatro años, después de haber presentado un crecimiento medio anual de 22% del 2010 al 2013. 

Marcas Brasil

El total de exámenes realizados ha incrementado un 76% en relación con el año 2013 superando el volumen anual de nuevas solicitudes. Una leve disminución de la demanda también ha contribuido a reducir el volumen del trabajo atrasado. 

La mejora de rendimiento se debe a los logros en dos campos críticos para el aumento de la capacidad de realización de exámenes: los recursos humanos y la tecnología de la información. 

En el 2014, el número de examinadores de marcas ha aumentado de 66 a 102 personas, alcanzando el máximo en la historia del INPI de Brasil.

Ha habido convocatoria de los candidatos en reserva del concurso del año 2013, así como reubicación interna de servidores que han vuelto a tomar parte en la examinación de marcas.

La consolidación de los sistemas informatizados ha contribuido en el aumento del 19% en la productividad de los examinadores y en la mejora de las herramientas de gestión de la Dirección de Marcas.

El nuevo desafío consiste en alcanzar el rendimiento compatible con los estándares de referencia del sistema internacional de marcas. El siguiente paso es preparar el Instituto para que ofrezca las condiciones operacionales adecuadas para la adhesión de Brasil al Protocolo de Madrid. 

Actualmente, el tiempo medio de la primera examinación es de 43 meses. El propósito consiste en reducir este plazo hasta 18 meses.