Con la universalización del acceso a las redes sociales, y su uso como herramientas comerciales de primer nivel, han surgido nuevas cuestiones relativas al derecho de marcas.

Una de ellas son los hashtags (palabra o conjunto de palabras precedidas de una almohadilla que funciona a modo de etiqueta de metadatos en Twitter, con el fin de identificar los mensajes relacionados con un determinado tema) y su registro como marca.

Su protección como marca dependerá de una serie de factores tanto intrínsecos, si la palabras o palabras cumplen con los requisitos exigidos a cualquier marca, como extrínsecos, si va a ser usado por su creador durante un tiempo suficientemente duradero como para plantearse su registro y si su uso infringe o no el derecho de marca de un tercero.

Los requisitos generales que un hashtag deberá cumplir para ser considerado una marca son dos: su representación gráfica, algo que es obvio que cumple, y ser distintivo.

Esto último es importante dado que muchos de los hashtags se componen de palabras meramente descriptivas en cuanto al servicio o producto que pretender distinguir. Éstos no pueden ser registrados como marcas. Sí, sin embargo, aquella palabra, o combinación de las mismas, que puedan considerarse sugestivas o alusivas pero que conserven cierto grado de distintividad.

En el caso de solicitar su registro, bastará seleccionar aquellas clases que incluyan los productos o servicios que se pretenda promover o distinguir, sin necesidad de incluir, por ejemplo, la clase 38 (servicios de telecomunicaciones) ya que, salvo que ésta los servicios ofrecidos sean de esta naturaleza, el mero hecho de utilizarse el hashtag en una red social no implica su registro en esta clase.

Por otro lado, para hashtags cuya “vida útil” sea efímera  (por definición, todos lo son ya que, para la mayoría, hablamos de pocos días e incluso horas) quizá no tenga sentido su registro. Registro que tendrá un coste económico y en el mejor de los casos, puede tardar cinco o seis meses.

Finalmente, si tras evaluar lo anterior se decide iniciar el registro de un hashtag como marca, es imprescindible ser conscientes de que éste puede infringir los derechos de marca de un tercero si aquél es idéntico o similar a una marca registrada e identifica productos o servicios a los que lo hace ésta, por lo que, incluso antes de su publicación, es recomendable, para los no puramente descriptivos, una búsqueda previa que garantice que no se tendrán problemas de ese tipo.