La caída de los precios del petróleo – que se ha dado desde finales del 2014 – ha sido un tema de gran preocupación en Colombia debido a su fuerte impacto en la economía del país.

Durante el 2014 el precio promedio de la referencia Brent (Londres) fue de 101.2 dólares, pero a principios del 2015 el precio de dicha referencia de la cuál dependen la mayoría de exportaciones de crudo en el país, alcanzó valores inferiores a los 50 dólares.

Los precios no auguran una pronta recuperación, gracias a que La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) tomó la decisión de mantener la producción diaria en 30 millones de barriles.

En Colombia, la baja en los precios del crudo llevará a una inminente disminución de las utilidades de Ecopetrol – la principal firma en producción de crudo en el país –causando así una reducción considerable del recaudo fiscal del país; al haber menos ingresos, se pagarán menos impuestos.

La caída de los precios del petróleo golpeó a Ecopetrol desde finales del 2014, cuando la compañía ordenó recortar el presupuesto en varios de sus proyectos clave. 

En medio de la crisis petrolera, el desarrollo y la implementación de nuevas tecnologías más eficientes y acordes a las necesidades específicas de extracción en el territorio colombiano, surgen como una alternativa para contrarrestar los efectos de la caída de los precios del crudo.

Lo anterior, con el fin de elevar los niveles de producción de petróleo y así poder mantener una presencia importante en el mercado internacional.

En Colombia, Ecopetrol ha sido líder en el desarrollo e implementación de nuevas tecnologías, presentando ante la Oficina colombiana de Patentes (Superintendencia de Industria y Comercio) 62 solicitudes de patentes en los últimos cinco años. Recientemente, esta misma oficina concedió a Ecopetrol la patente de invención para el Proceso de deshidratación de crudos pesados y extra pesados mediante un esquema de dilución.

Esta patente, tramitada por Clarke, Modet & Co Colombia, se encuentra enfocada en hacer más eficiente la extracción y el transporte de crudos pesados y extra pesados que son característicos en Colombia, sin necesidad de utilizar tratamientos convencionales (térmicos, eléctricos, mecánicos y químicos). 

El trámite de patentes relacionadas con estos temas por compañías colombianas, muestra el alto grado de interés que hay por la investigación y el desarrollo de tecnologías que ayuden a superar los retos particulares de la industria petrolera colombiana, para así aprovechar al máximo las reservas disponibles y hacerle frente a la crisis de los precios del petróleo.

Y es precisamente por la implementación de tecnologías innovadoras como éstas, que la producción petrolera en Colombia logró un máximo histórico en enero del 2015, alcanzando un nivel de extracción de 1.034.500 barriles por día.

Así entonces, la caída en los precios del crudo debe verse no sólo como un reto económico, sino como una oportunidad  para el desarrollo de tecnologías nuevas y costo-efectivas que se adapten a las necesidades locales para aprovechar al máximo los recursos disponibles.