Uno de los errores más comunes en el emprendedor, y en algunos dueños de negocios consolidados, es confundir el registro de marca con el registro mercantil de la empresa.

Registrar la denominación de tu empresa no significa que estarás protegiendo mediante registro marcario el nombre o la imagen gráfica de la misma, solo implica que ninguna otra empresa podrá facturar con el mismo nombre comercial que tú.

En cambio, hacer el registro de tu marca, te permite ser el único con derecho a utilizar el nombre o logotipo que registraste.

Por ejemplo, imagina que eres el propietario de una empresa llamada “Wingo” que provee servicios de pulitura para vehículos. Cuando creaste tu empresa, hiciste el registro mercantil y obtuviste un número de registro fiscal con el que facturas a tus clientes y pagas impuestos, pero no sabías que debías registrar tu marca.

A pesar de que tienes años en el mercado y decenas de clientes, el mes pasado alguien decidió llamar “Wingo” a su nuevo proyecto, investigó que el nombre estuviese disponible ante la Oficina de Marcas y Patentes y registró su marca. En ese momento perdiste el derecho a usar el nombre de la marca que construiste durante tantos años.

Ahora, si tu razón social es “Wingo C.A”, no estás obligado a cambiarlo y puedes seguir facturando ya que el registro mercantil y el registro de marca implican cosas distintas.

Sin embargo, tu papelería, página web, tarjetas de presentación, logo y toda comunicación externa -para el público-, deberá cambiar porque el nombre le pertenece ahora a otra persona y podrías ser penalizado legalmente.

¿Cuáles son los beneficios de registrar una marca?

  1. Puedes hacer uso exclusivo del nombre y el logotipo.
  2. Eres dueño del valor que genere la marca.
  3. Podrías franquiciar, licenciar o vender tu marca.

¿Puedo registrar mi marca antes de hacer el registro mercantil?

Sí, no es obligatorio tener una empresa registrada para hacer el registro de marca. Posteriormente, podrías hacer una cesión de la marca a la compañía. Lo más importante es proteger el nombre y el logotipo desde el inicio.

¿Cuál es el proceso que debo seguir para registrar mi marca?

  1. Acude a un especialista como nosotros, que te brindará un servicio integrado de asesoría para la protección y registro de tus marcas y patentes. Una vez determinadas tus necesidades, definiremos una estrategia de protección e iniciaremos la búsqueda en las clases requeridas ante la Oficina de Marcas para comprobar que el nombre no haya sido previamente registrado por otra persona. Esto puede tardar entre uno y cuatro días, aproximadamente.
  2. Luego introducimos la Solicitud de Registro hasta que se ordena la Publicación en Prensa en el Boletín si se requeire, lo cual ocurre unos 4 meses después.
  3. Finalmente, debemos esperar entre 6 y 12 meses más hasta la Concesión de la marca.

Si bien el proceso puede hacerse personalmente, siempre es recomendable acudir a una empresa especializada, ya que además de la asesoría, esta se encargará de monitorear el proceso.

Una vez concedida, haremos el seguimiento a tu marca durante los años de vigencia de la misma y te avisaremos cuando debas renovarla. Generalmente, las empresas especializadas son mucho más económicas que contratar a un gestor o a un abogado.

Aunque no es obligatorio, pues siempre puedes usar tu marca aunque no la tengas registrada, registrarla es muy importante, ya que esto te permite proteger tus ideas para comercializarlas de forma segura.