Vía El Mercurio

Un salto de 91 en 2004 a 465 en 2013. Ese fue el que experimentó Chile en solicitudes de patentes en el extranjero, según datos de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI). La cifra representa un aumento de 411% en una década y sitúa al país como el que más ha avanzado en América Latina en protección de inventos fuera de su territorio.

El crecimiento de las solicitudes de Chile en el exterior en el último decenio es, de hecho, más alto que el aumento que han experimentado las solicitudes internas (que han subido 70% en 10 años). Tan relevante se ha vuelto la búsqueda de protección internacional que en 2013, de las 805 solicitudes chilenas, 465 fueron realizadas en el extranjero y solo 340 en el país. 

“La mejor manera de reflejar la actividad relacionada con las patentes es utilizar la suma de las presentadas en el país y en el extranjero.

Sin embargo, la proporción de solicitudes presentadas en el extranjero es interesante también ya que puede reflejar el nivel de desarrollo de ciertas empresas y de las economías”, comentan desde la OMPI. Agregan que, en el caso de Chile, en 2013 el 58% de todas las solicitudes presentadas fueron realizadas en el exterior, siendo el mayor porcentaje entre los países de la región.

De hecho, nuestro país es el único donde el número de solicitudes en el exterior, supera a las locales. “Muestra que la búsqueda de la protección en el extranjero es importante para los chilenos”, dicen desde el organismo internacional.

Desde Chile, en el Instituto Nacional de Propiedad Industrial (Inapi), comentan que el uso de la propiedad industrial en Chile es cada vez más intensivo, especialmente tras la creación de la entidad en 2009.

“Los chilenos están más conscientes de proteger las invenciones y eso se debe en gran parte a que Inapi ha puesto a disposición de los solicitantes un equipo de expertos de primer nivel, quienes apoyan a los inventores a lo largo de todo el proceso de patentamiento, desde la construcción de la solicitud de patente, hasta la forma de respuesta a las observaciones que se hacen a su solicitud”, aseguran.

En el organismo chileno destacan también que actualmente se está tramitando un proyecto de ley en el Congreso que dotará a Chile de una nueva ley de propiedad industrial, en la que se han planteado una serie de beneficios para el patentamiento de las universidades.

Todavía falta

Si bien es innegable el avance que ha tenido Chile en los últimos 10 años, el país todavía está en deuda en el número de patentes presentadas, así como en el crecimiento total de las solicitudes (considerando las nacionales y las internacionales).

Así, en términos absolutos, por ejemplo, Chile con sus 805 solicitudes de patentes en 2013 se ubicó detrás de Brasil con 6.846, México con 2.139 y Argentina con 922.

En términos de crecimiento total desde 2004, en tanto, el líder es Colombia —donde las solicitudes aumentaron 215% en una década—, seguida por México (138%) y Perú (110%). Chile en este ítem aparece recién en el cuarto puesto, con un crecimiento total de 70% en las solicitudes.

Otro aspecto en el que el país también parece flaquear es en el que se refiere a los propietarios de las patentes. Según un estudio de la OMPI que analizó las presentadas desde Chile entre los años 1991 y 2010, las 10 instituciones o empresas que más solicitudes realizaron fueron todas extranjeras.

El ranking lo lideró Procter & Gamble con 1.894, seguida por Unilever (1.402) y Pfeizer (1.027). Entre las entidades chilenas, el listado fue liderado por la Universidad de Concepción (107), Codelco (86) y el IM2 de Codelco (71).

Fuente: El Mercurio