Vía El Mercurio

Pese a que la inversión que se realiza en Chile en Investigación y Desarrollo (I+D) subió 36% entre 2007 y 2012, los datos recopilados en la última Encuesta sobre Gasto y Personal en I+D del Ministerio de Economía muestran que el país sigue estando en deuda en esta materia, que es considerada clave para alcanzar el desarrollo.

Según las cifras, en 2013 la inversión en I+D en el país llegó a $530.292 millones, lo que representa un aumento de 9,4% en comparación con 2012. Sin embargo, equivale solo a un 0,39% del PIB, versus los 2,4% del PIB del promedio de los países OCDE.

De hecho, los datos posicionan al país como el que menos invierte en la materia dentro del bloque, en contraste con Corea del Sur, cuyo gasto alcanza el 4,36% de su PIB.

Chile aparece así bajo naciones como Argentina y México que invierten un 0,74% y un 0,43% del PIB, respectivamente. Para hacerse una idea, Argentina -que no es nación OCDE- incrementó su inversión en Investigación y Desarrollo un 90% entre 2007 y 2012, mientras que China -que tampoco es parte del grupo- lo hizo en un 121% durante el mismo período.

Inversión privada

Una de las claves en los países desarrollados es que la inversión en I+D es liderada por las empresas. En Chile, sin embargo, los datos muestran que el principal inversionista es el Estado, cuyos aportes en 2013 alcanzaron los $202.807 millones, lo que equivale al 38% del total. Las empresas, por su parte, invirtieron $182.696 millones, un 34% del total.

Además, en Chile invierten en I+D las universidades, cuyo aporte llega a los $58.117 millones, los fondos internacionales ($80.303 millones) y las instituciones privadas sin fines de lucro (IPSFL, donde se incluyen los observatorios astronómicos), cuyo gasto en 2013 fue de $6.368 millones.

Los datos muestran que el 63% del incremento en I+D se explica por el Estado, mientras que el 29% por las empresas. "Parte importante de los incrementos que este gobierno planea hacer en ciencia, tecnología e innovación van asociados a un esfuerzo explícito por conectarse con el sector privado", dice Andrés Zahler, jefe de la división de Innovación del Ministerio de Economía.

Agrega que buscan potenciar la idea de la alianza público-privada incentivando la inserción de capital humano calificado en las empresas o a través de la nueva ley de I+D. "Nosotros esperamos que los privados no solo avancen solos, sino que el gasto público apalanque a los privados", asegura.

Hasta 2013, las empresas que invertían en Investigación y Desarrollo en Chile eran 715. Entre ellas, las mayores inversiones estaban en la industria manufacturera, con un total de $41.248 millones, equivalentes al 21,9%. Le siguen la explotación de minas, con $32.876 millones; las actividades profesionales, científicas y técnicas, con $32.184 millones, y la agricultura, ganadería, caza, silvicultura y pesca, con $31.150 millones.

Otro dato que llama la atención de la situación de Chile, en comparación con el resto del mundo, es el bajo porcentaje de profesionales dedicados a la I+D. Así, por ejemplo, si en Finlandia 21,45 de cada mil trabajadores se dedican a estas materias, en Chile la tasa llega solo a 2,46. De ese modo, el país aparece otra vez bajo el promedio OCDE -que es 8,06 por cada mil trabajadores- y detrás de países como Turquía y Polonia.

En materia de regionalización, en tanto, los datos muestran que la Región Metropolitana concentra el 66,17% del gasto ($350.883 millones), seguida muy de lejos por las regiones de Valparaíso y del Bíobío, con un 4,78% y un 4,40%, respectivamente.