Vía El Mercurio

El ejecutivo del instituto de investigación alemán cree que es vital que el país elabore una estrategia de largo plazo que le permita avanzar en innovación tecnológica. 

El instituto alemán Fraunhofer es uno de los mayores referentes de innovación en Europa. Gracias a un modelo en el que trabajan junto a los gobiernos, las universidades y las empresas, ya cuenta con 60 centros en Alemania, en los que desarrollan productos y tecnologías en áreas tan diversas como la ingeniería de software y sistemas o los circuitos integrados. De hecho, su centro destinado a esa última tecnología fue el responsable del desarrollo del MP3, el formato de archivo de audio que cambió radicalmente la industria de la música.

 

A Chile, Fraunhofer llegó en 2010 en el marco del programa de atracción de centros de excelencia de Corfo con el Centro de Biotecnología de Sistemas, y actualmente se encuentra instalando el Centro de Tecnologías en Energía Solar. Este último considera una inversión de US$ 28,86 millones y espera estar operativo durante este año.

 

Justamente para empaparse de las operaciones locales del instituto es que estuvo en el país Frank Treppe, el presidente de Fraunhofer Chile Research (FCR), quien hace una exitosa evaluación de los primeros cuatro años de la entidad en el país. "Estamos creciendo muy rápido y ya contamos con 125 científicos. El mercado está muy interesado en lo que ofrecemos y creemos que hay una gran oportunidad de trabajar con la industria para desarrollar nuevas tecnologías y nuevos productos", explica.

¿Por qué están interesados en el país?

"Acá estamos cubriendo áreas nuevas en biotecnología, flora y fauna, acuicultura, que no tenemos en Alemania. Eso significa que podemos desarrollar cosas que podemos aplicar después en Europa. La segunda tecnología que estamos trabajando en Chile es la solar. Tenemos una gran cantidad de instalaciones de tecnología solar en Alemania, pero no tiene tanto sol como Chile y creemos que la tecnología solar puede hacer mucho para el país".

¿Cuál es su opinión acerca de nuestro ecosistema? ¿El rol de las universidades, el Gobierno?

"Nosotros necesitamos asociaciones porque la base de nuestro modelo requiere que el Gobierno esté interesado en invertir en innovación y nuevas tecnologías. Sabemos de nuestra experiencia en Alemania que la inversión de 1 euro en Investigación y Desarrollo conduce a un retorno cuatro veces más alto.

Pero para llegar allá, para poner tecnologías e innovación en el mercado, necesitas a los mejores en esa área en particular, y para lograr eso tienes que trabajar con las universidades. Creo que las universidades tienen que ajustar sus programas educacionales y asegurarse de que existan los mejores ingenieros, los científicos más calificados".

¿Cree que las condiciones están dadas para que eso ocurra?

"Chile parece ser un país bastante dinámico, que tiene la oportunidad de crecer rápido y ahora están mirando tecnologías más sofisticadas como la solar, y hay oportunidades. Por otro lado, el país tiene la infraestructura para avanzar y esa es otra de las razones de por qué estamos acá, porque vemos que podemos contribuir a la meta de establecer nuevas tecnologías e industrias. Creemos que hay espacio para más. Dicho eso, también creo que las empresas necesitan hablar de investigación aplicada".

Mejor marco

Si bien en Fraunhofer creen que Chile tiene todas las herramientas para aumentar su capacidad innovadora, también están conscientes de que es necesario mejorar algunas áreas. La más importante de ellas, a su juicio, es la falta de una visión a largo plazo.

"Una de las cosas particulares sobre Alemania es que tenemos desarrollada una estrategia tecnológica a largo plazo. Una mirada hacia el futuro acerca de las metas que queremos cumplir y cómo las tecnologías pueden conectarse con las empresas y ser más competitivas en el mercado internacional.

No hemos visto muchas de esas iniciativas de conexión acá en Chile", asegura Treppe. El ejecutivo dice que en el campo solar el Gobierno está desarrollando ciertas estrategias, pero recomienda expandirlas también a otros rubros. "Sin el bosquejo y sin leyes, nuestra competitividad en la industria chilena puede ser interesante, pero si te equivocas la ventaja competitiva podría desaparecer. Es muy importante tener una estrategia país, para adecuarla a cada industria y a las distintas empresas", agrega.

¿Qué tan importante es que se genere esa visión de largo plazo?

"Es muy necesario, es lo que se va a requerir en cinco años más. Sea lo que fuere que pueda pasar mañana, tenemos que estar en condiciones de desarrollar algo. Entonces necesitamos adaptar nuestra base tecnológica para suministrar esta nueva tecnología a las industrias".

¿Se requieren mejores reglas?

"El Gobierno y las industrias tienen que trabajar juntos porque las oportunidades tecnológicas pueden traducirse en ventajas competitivas en Chile. El mundo que nos rodea está cambiando completamente, pero no nos podemos quedar así, es necesario que Chile tenga una visión en tecnología".

¿Y hoy no la tenemos?

"Chile tiene que ser más proactivo, de lo contrario solo va a reaccionar cuando vea que algo está pasando afuera y solamente lo va a copiar. Es necesario crear una estrategia propia.

¿Dónde queremos estar en cinco años más? ¿Cuáles son los campos, los tópicos y las tecnologías claves para Chile? Eso requiere un diálogo con las empresas, que son quienes finalmente van a tener que innovar. Y el Gobierno tiene que fijar los márgenes para que las compañías tengan un piso y así desarrollar estos campos".

¿Qué oportunidades ve en Chile?

"Estamos mirando la tecnología solar... ustedes tienen un montón de sol, entonces pueden aplicarla para producir calor, para producir frío. La industria de la minería puede usar tecnología solar y hay muchas aplicaciones futuras donde se puede usar. Lo que entiendo de una reunión que tuve con Corfo es que ellos quieren establecer industrias que compitan en el mercado global. Creo que tienen a los actores, pero hay que entrenar manos acá y crear una nueva industria, y esa es una oportunidad fantástica".

¿Cuáles son los principales planes de Fraunhofer para Chile este año?

"Tenemos dos principales actividades: nuestros centros de biotecnología y de tecnología solar. Como llevamos más tiempo trabajando en biotecnología, ese equipo es más grande, entonces nuestro plan es hacer crecer la masa crítica de nuestro centro solar.

La segunda meta es aumentar el rango de proyectos con las diferentes compañías. Adicionalmente tenemos una iniciativa relacionada con la tecnología smart city. No tenemos números exactos, pero si logramos doblar la cantidad de contratos a fin de año, estaremos muy felices. Otro tema es el de la generación de propiedad intelectual, que tiene que ser mejorado para proteger las ideas. Hasta el momento tenemos 10 patentes de aplicaciones y queremos expandir o aumentar ese número".