Diversas oficinas nacionales de propiedad industrial en todo el mundo han desplegado mecanismos para acelerar el trámite de solicitudes de patentes. El objetivo común de estos mecanismos, por ejemplo, el PPH, la presentación de enmiendas voluntarias estratégicas o la puesta en marcha de programas locales, es reducir el tiempo requerido para el otorgamiento de patentes; los trámites que suponen años, hoy podrían tomar meses.

PPH, las solicitudes de patente corren en autopista.

El PPH (Patent Prosecution Highway, por sus siglas en inglés) es un acuerdo celebrado entre oficinas de patentes para habilitar un mecanismo mediante el que una solicitud calificada como patentable por la oficina de primera presentación puede acelerar su examen de fondo en la oficina de segunda presentación, a través de un procedimiento simplificado y a petición del solicitante. Este mecanismo consiste en acelerar el examen de solicitudes de patente mediante el uso y aplicación, en la medida de lo posible, de los resultados del examen de fondo previamente obtenidos por la oficina de primera presentación, reduciendo así los tiempos de trámite de solicitudes y simultáneamente, evitando la duplicación de esfuerzos y carga excesiva de trabajo en las oficinas de patentes.

 

En el contexto latinoamericano, solamente las Oficinas de Colombia y México cuentan con programas de PPH vigentes. A pesar de que Colombia ha firmado acuerdos con las oficinas de Estados Unidos de Norteamérica, Japón y España, ninguno de los programas ha sido implementado eficientemente, no obstante se espera que en 2015, los tres programas operen de forma óptima. De forma contrastante, la Oficina de Patentes de México ha implementado programas piloto de PPH con cinco oficinas, y tres programas permanentes con las oficinas de Estados Unidos de Norteamérica, Japón y China con eficacia. De acuerdo a los exitosos resultados obtenidos con la implementación de este programa, el Director de la Oficina de Patentes de México afirma que “el PPH ha resultado ser una herramienta exitosa y funcional para los usuarios del sistema de patentes en México”, posicionando a esta oficina como una “institución moderna en armonía con las tendencias internacionales en materia de propiedad industrial”.

 

Enmiendas voluntarias, la clásica vía rápida.

Un recurso ampliamente usado para la aceleración del trámite de una solicitud de patente en Latinoamérica es la presentación estratégica de enmiendas voluntarias. Cumpliendo, invariablemente, con las disposiciones legislativas locales, las reivindicaciones de una solicitud se pueden modificar a discreción del solicitante con la finalidad de incrementar sus probabilidades de éxito ante un examen de fondo local. Para el caso de solicitudes presentadas vía PCT, las reivindicaciones pueden ser modificadas para superar las deficiencias identificadas y establecidas en el Informe de Búsqueda y/o en el Informe de Examen Preliminar Internacional, si es que este procedimiento no se ha realizado al momento de la presentación en fase nacional. Por otra parte, las reivindicaciones de una solicitud también se pueden adaptar de acuerdo a cualquiera de sus fases paralelas favorables. Dando prelación al cumplimiento de disposiciones legislativas, normativas y de práctica local, este procedimiento hace que la solicitud, tenga mayores probabilidades, más no garantía, de ser concedida en vista de que ésta ha demostrado ser novedosa e inventiva en otra jurisdicción. 

 

Programas locales de aceleración, carreteras rápidas en construcción.

Como parte de su práctica local, las oficinas nacionales de propiedad industrial articulan instrumentos para acelerar el trámite de algunas solicitudes de patente; por ejemplo, en Uruguay, en donde se pueden presentar solicitudes debidamente argumentadas para adelantar el examen de fondo; o en Argentina, en donde una confirmación del interés en el trámite de una solicitud puede acelerar su examen.

 

Con la creciente preocupación por el medio ambiente y cambios climáticos globales, en abril de 2012 la Oficina de Patentes de Brasil se convirtió en la primera economía emergente en lanzar un programa para acelerar el trámite de patentes “verdes”. El objetivo del programa es reducir, a sólo dos años, el trámite de solicitudes relacionadas con tecnologías como energías alternativas, transporte, manejo de desechos y agricultura. Por el momento, este programa se encuentra en fase de evaluación para solicitudes presentadas vía Convenio de París y a partir de abril de 2015, las solicitudes presentadas vía PCT también tendrán acceso a este programa.

 

Por su parte, la Oficina Peruana de Patentes pone a disposición de inventores connacionales la “Patente Rápida”, un sistema de asesoría y gestoría que permite la obtención de patentes en un tiempo menor al regular. Mediante la correcta implementación de este programa, se han otorgado solicitudes de modelo de utilidad en doce meses y de patente en tan sólo dieciocho meses a partir de su presentación.

 

Las tecnologías prioritarias avanzan en trayecto acelerado hacia su meta final.

A pesar de contar con una diversidad de mecanismos para acelerar el trámite de patentes, la realidad es que no son recursos empleados frecuentemente en Latinoamérica. Respetando legislaciones locales y conduciendo con destreza, los mecanismos de aceleración representan vías de reducción del tiempo para la obtención de patentes que signifiquen cualquier valor particular para los solicitantes o sus potenciales socios comerciales. Las tecnologías clave para la resolución de problemáticas apremiantes, por ejemplo de tipo medioambiental, podrían ser lanzadas con anticipación, por lo que el impulso a la construcción e implementación de estos mecanismos en aquellos países con mayor retraso administrativo resulta prioritario.