Aunque Brasil tenga una de las mayores biodiversidades del mundo, teniendo en cuenta las especies de plantas, animales y microorganismos, poco se sabe sobre esta biodiversidad, y solo recientemente se realiza investigaciones con especies biológicas nativas de Brasil. Esto se refleja en el número de solicitudes de patentes que directamente o indirectamente se relacionan con las especies de seres vivos nativas de Brasil, o sustancias biológicas derivadas de éstos.

Una de las razones de este panorama es la MP 2186/01 (medida provisoria), que regula actualmente el acceso a los recursos genéticos; la protección y el acceso a los conocimientos tradicionales asociados; la distribución de los beneficios para la conservación y el uso sostenible de la biodiversidad en Brasil.

 

Desde su promulgación, esta medida provisoria es criticada por el medio académico e industrial de nuestro país. Las críticas caen principalmente en el exceso de burocracia exigido para que un investigador o empresa pueda tener acceso a las muestras de la diversidad biológica nacional (seres vivos o parte de ellos), así como el transporte de una muestra de un punto a otro dentro del país. El transporte de tales muestras hacia el exterior requiere un papeleo todavía más complicado.

 

Actualmente, por ejemplo, un investigador o empresa que desee investigar una especie vegetal que pertenece al patrimonio genético nacional tienen que obtener una serie de licencias previas para eso. En el caso de que esta especie sea de propiedad de los conocimientos tradicionales conexos, esta licencia debe ser requerida en virtud de un acuerdo previo de distribución de beneficios. En la práctica la obtención de estas licencias en muchos casos toma tanto tiempo que impide la ejecución de proyectos de investigación en el área de productos naturales en Brasil por empresas pequeñas y nuevas empresas, por ejemplo.

 

Sin embargo, esta semana el Congreso Nacional está deliberando el PL7735 / 2014 que modifica la dicha 2186/01 y, regula y facilita el acceso y transporte de los seres vivos, o parte de ellos, que pertenecen al patrimonio genético nacional y al conocimiento tradicional asociado. Por el Proyecto de Ley en discusión bajo, las licencias son sustituidas por una auto declaración previa de acceso por parte del investigador o empresa.

 

El proyecto de ley también trata de las funciones del Consejo del Patrimonio Genético (CGEN) dando a este órgano competencia más clara que la MP (medida provisoria). Entre ellas, el CGEN es responsable de coordinar el grupo de elaboración de la Lista de Clasificación de Repartición de Beneficios que debe contener informaciones sobre lo que se conoce tradicionalmente en Brasil en relación al uso de plantas, hierbas, tés e incluso los animales por parte de comunidades indios, “quilombolas” e otras comunidades titulares de conocimientos tradicionales en el país. Esta lista es un artificio similar a lo que ocurre en otros países, por ejemplo en la India, y debe ser elaborado conjuntamente por el Ministerio de Medio Ambiente (MMA), el Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior (MDIC), el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación (MCTI) y los actores de la sociedad civil brasileña, teniendo en cuenta el tratado del MERCOSUR.

 

Otras innovaciones de este Proyecto de Ley son la renuncia de la repartición del conocimiento tradicional por las microempresas, startups y los microempresarios individuales y, la atenuación de las penas para las personas físicas infractores.

Creemos que si se aprueba, el PL 7735/2014 proporcionará una mayor seguridad jurídica para los investigadores, institutos de investigación, universidades y empresas nacionales interesadas en la investigación de las riquezas de la biodiversidad brasileña, así como para desarrollar nuevos productos a partir de esta biodiversidad. Por lo tanto, de esta manera, como resultado de este aumento, creemos que el número de solicitudes de patentes que cubren los productos derivados de esta biodiversidad aumentará considerablemente.