El programa Patent Prosecution Highway, conocido como PPH, se ha convertido en una vía rápida y eficaz para acelerar la concesión de patentes en diferentes países.

El reciente anuncio de la Oficina Europea de Patentes (EPO) acerca del lanzamiento de un programa piloto PPH con las oficinas de patentes de Canadá, México y Singapur, vuelve a sacar a la actualidad este particular programa. En anteriores artículos ya hemos comentado en qué consiste el programa PPH y sus beneficios teóricos: una forma de acelerar la concesión de una patente en un primer país cuando se obtiene una opinión positiva de patentabilidad por parte de una oficina de patentes de un segundo país con el que el primer país tiene firmado un acuerdo PPH.

Diversas estadísticas que circulan relativas al PPH apuntan a un decremento del número de acciones oficiales, un incremento del ratio de concesiones y un plazo reducido para la concesión, en la mayoría de los casos inferior a 12 meses. Pero dejemos la teoría y pasemos a los hechos: ¿son ciertas esas estadísticas?

Desde hace tiempo en Clarke, Modet & Cº hemos apostado por el programa PPH, recomendándolo a aquellos clientes que precisan una aceleración del procedimiento de concesión en distintos países. Y por ahora se ha demostrado muy fructífero, con un 100% de concesión en los casos que hemos solicitado, y en un plazo muy reducido.

Así, todas las solicitudes PPH presentadas en México, las cuales se basan en informes positivos emitidos por la oficina de patentes estadounidense (USPTO), se han resuelto positivamente en el plazo de 1 mes desde su petición, siempre que la solicitud se haya publicado y haya trascurrido el período obligatorio de 6 meses para que terceros puedan presentar observaciones. También hemos recibido  en EE.UU. y en Europa la concesión acelerada de la patente, en apenas 12 meses desde la solicitud de participación en el programa PPH, utilizando la opinión positiva de la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM), en el primer caso, y de la USPTO en el segundo.

Destacar que en general lo más habitual en la práctica para nuestros clientes es:

  • Si se tiene una opinión positiva de la OEPM, utilizarla en EE.UU. o México
  • En caso de que la opinión positiva sea de la EPO, emplearla en EE.UU.
  • Y si la opinión positiva de patentabilidad la ha emitido la USPTO, aprovecharla para México, España o la EPO.

Con el lanzamiento del nuevo programa PPH que la EPO ha firmado con Canadá, México y Singapur, anteriormente comentado y que entrará en vigor en Enero de 2015, hay que contemplar sobre todo la utilización de informes positivos emitidos por la EPO para una solicitud de patente paralela en México.