Estados Unidos y Europa siguen sin un criterio común: Las patentes de software no tienen el mismo trato a uno u otro lado del Atlántico.

¿Cuál es la situación actual de las patentes de software?

Las patentes de software están actualmente en entredicho. Defendidas por unos (las grandes multinacionales –Microsoft, Apple–) como elemento indispensable para proteger sus inversiones, y fuertemente atacadas por otros (desarrolladores de software libre –Linux, MySQL, PHP –) como elemento que frena la innovación y el desarrollo. Pero además las reglas del juego no son iguales a un lado y otro del Atlántico. Es frecuente escuchar afirmaciones del tipo “El software es patentable en EE.UU., pero no en Europa.”. Esta rotunda sentencia contiene muchos matices que es preciso comentar.

¿Qué se entiende por software en el ámbito de las patentes?

El término anglosajón software se refiere, de forma resumida, a un programa de ordenador; esto es, un conjunto de instrucciones que habilitan la operación de un hardware (implementado por ejemplo en un ordenador, smartphone, PDA, etc.). Sin embargo, hay que aclarar que las patentes de software no protegen el código como tal del programa informático, sino su funcionalidad. El código se protege mediante la propiedad intelectual (copyright, derechos de autor), mientras que la funcionalidad sí se puede incorporar en las reivindicaciones de una patente, en muchos casos en forma de método con una serie de etapas funcionales. Lo cual tiene sentido, ya que una variación sustancial del código del programa, pero con idéntica funcionalidad, seguiría cayendo en el ámbito de protección de la patente, no así en el del copyright.

¿Qué ejemplos existen de patentes de software concedidas en EE.UU. pero no en Europa?

Como ejemplo podemos poner la patente de Microsoft concedida en 2004 en EE.UU. nº 6727830 (“Time based hardware button for application launch”), que simplemente protege el control de una aplicación mediante un “click” del ratón, en función del tiempo que se ha mantenido pulsado un botón del ratón. Dicha patente no reivindica el código fuente como tal empleado para ponerlo en funcionamiento, lo cual dependería del lenguaje de programación empleado y del hardware al que va destinado. La patente se centra en proteger un método que comprende la detección de la pulsación de un botón de un dispositivo (como el ratón), el cómputo del tiempo de pulsación del mismo y, en función de si dicho tiempo de pulsación supera un determinado umbral, la ejecución de una u otra acción con la aplicación a la que esté asociada el botón. 

Esta innovación se pudo patentar en EE.UU. porque consistía en aumentar la funcionalidad de un botón en función de su tiempo de pulsación, pero no pudo ser patentado en Europa. 

Otra patente famosa es la que se concedió a Amazon en 1999 en EE.UU., US5960411, referida a un método para preparar una orden de compra mediante un único “click” de ratón (función conocida como “one-click”). Igualmente, sólo se concedió en EE.UU., mientras que en Europa la patente se revocó al ser los requisitos de patentabilidad para este tipo de invenciones más estrictos.

¿Entonces, no se puede proteger mediante patente ninguna invención relacionada con software?

Lo anteriormente indicado pone de manifiesto la diferencia de protección de este tipo de invenciones a uno u otro lado del Atlántico. Pero esto no implica que no se pueda proteger nada relacionado con el software en Europa. Refiriéndonos a la legislación de patentes europeas, ésta contempla la protección de las denominadas “invenciones implementadas por ordenador”, todas aquellas invenciones que requieren de la participación de un software y un dispositivo programable en el que se ejecuta. Así, multitud de invenciones que se implementan en un software son patentables en Europa con tal que haya una referencia explícita y una interacción con un hardware.

¿Algún ejemplo de patente implementada por ordenador en Europa?

Como ejemplo, la patente europea EP1542486 de Vodafone, que protege un método para manejar datos de aplicaciones almacenadas en la tarjeta SIM de un teléfono móvil, donde la interacción entre el software y el hardware se realiza exclusivamente en la propia tarjeta SIM.

¿Existen otros países que traten las patentes de software como lo hace EE.UU.?

Además de EE.UU., las legislaciones de patentes de Canadá, Corea y Japón son también en general bastante permisivos con las patentes de software.

¿Alguna conclusión y/o recomendación?

Como conclusión podemos afirmar que muchos programas de ordenador se pueden proteger tanto en Europa como en EE.UU. siempre que se “disfracen”, presentándolos como una invención implementada por ordenador y recalcando la interacción física entre software y hardware. Cuanto más abstracta sea la idea a patentar, más dificultad de protegerlo en Europa, siendo la legislación de patentes estadounidense más laxa en este aspecto.