La vigilancia de los derechos de Propiedad Industrial de terceros con base en características técnicas/tecnológicas innovadoras, e inherentes a la manufactura y comercialización de productos o servicios, debe ser parte de la primera etapa de análisis de negocios de una empresa.

Los generadores de la nueva tecnología cuyo impacto se refleja en la creación de productos o servicios que llegan al mercado de consumo, normalmente acuden a la protección legal de la Propiedad Industrial como un medio para:

  1. fortalecer sus elementos de negociación en la venta de sus invenciones, y/o
  2. proveer a las empresas que reciben el beneficio de la utilización de las invenciones o a su propio negocio, con la ventaja competitiva de los derechos exclusivos sobre las mismas, por un período de tiempo específico.

La protección de derechos de Propiedad Industrial sobre las invenciones se otorga por país, aunque se tenga que acceder a ella a través de Convenios o Tratados Internacionales.

Adicionalmente, las legislaciones nacionales en esta materia introducen variantes en los elementos que pueden ser protegidos. Por ello, los análisis de riesgos de invasión de derechos deben realizarse por profesionistas técnicos y legales, expertos en Propiedad Intelectual, para conocer los alcances de su propia legislación nacional en cuanto a la materia técnica viable de ser protegida.

La exclusividad de aprovechamiento de las invenciones protegidas obliga a terceros mediante sus legislaciones nacionales (como la mexicana, Ley de la Propiedad Industrial, Artículo 25) a solicitar el consentimiento del titular para obtener el derecho sobre:

  1. Los productos: para fabricar, usar, vender, ofrecer en venta o importar el producto patentado, y
  2. Los procesos: para aplicarlos en la fabricación y además usar, vender, ofrecer en venta o importar el producto obtenido directamente de los mismos

Con base en lo anterior, es importante notar la necesidad de realizar la vigilancia previamente a incidir en la manufactura o importación de un producto, pues puede pasar desapercibido que, si fue generado parcial o totalmente por terceros a través de una invención o grupo de ellas, deba contarse con una licencia de su (s) titular(es) para hacer constar su consentimiento de manejo y lanzamiento al mercado.

Un estudio de vigilancia de riesgos técnico-legal parte del análisis global del producto o servicio por los profesionistas técnicos en la materia y especialistas en PI para determinar, conforme a las características de los mismos, las figuras de protección que podrían estar implicadas (patentes, modelos de utilidad, diseños).

Posteriormente, se realizan las búsquedas de información de anterioridades de invenciones vigentes que pudieran resultar ser de afectación en el (los) país(es) de estudio. Una vez determinada la afectación técnica se procede a emitir la opinión legal de abogados especialistas en Propiedad Industrial en el país, que haga constar las opciones y oportunidades que serán viables de aplicar para realizar la libre comercialización, o bien, la información de soporte sobre una recomendación para no efectuarla.

Un claro ejemplo de aplicación de estos estudios son las empresas armadoras, las cuales deben asegurarse de si las piezas de su producto en lo individual o las partes en su conjunto involucran a más de una figura legal de protección. Valora cualquier posible afectación a derechos de terceros antes de incidir en la manufactura, el licenciamiento, importación, exportación del producto en diferentes países, como una etapa de previsión en los negocios.

Un análisis de vigilancia de los riesgos en la Propiedad Industrial como parte de la primera etapa de previsión en un negocio ayudará a determinar la libertad para comercializar en un país específico de interés. Esta es una etapa muy importante a realizar y no siempre tomada en consideración, la cual evitará incurrir en operaciones de negocios de alto costo legal, económico o incluso de daño de prestigio.