Cuando el Programa Piloto sobre el Procedimiento Acelerado de Patentes (PPH) Programa Piloto fue firmado con la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos (USPTO) en 2011, el objetivo principal del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) era obtener el mayor número de peticiones PPH de los Solicitantes y, en retribución, otorgar sus solicitudes de patente mexicanas en un breve periodo de tiempo.

Ahora que el programa PPH es un procedimiento permanente con la USPTO, todas las peticiones PPH que solían ser otorgadas en un plazo promedio de 20 días hábiles, se están evaluando con base la carga de trabajo del IMPI y, por ende, nuevos plazos y requisitos se han aplicado recientemente.

En junio de 2010 la Ley de la Propiedad Industrial (LIP) se modificó con el fin de introducir un nuevo artículo, el 52 BIS, que permite a terceros presentar observaciones y cualquier información o documentación pertinente que pueda ser útil para los Examinadores durante el examen de fondo de dicha solicitud de patente, en donde dicho periodo de observaciones tiene una duración de seis meses contados a partir de la publicación de la solicitud de patente.

Hasta mediados de 2013, sin ningún tipo de notificación, el IMPI comenzó a retrasar el otorgamiento de las solicitudes que tenían una petición PPH pendiente, con base en el art. 52 BIS indicando que los 6 meses del periodo observaciones tenían que cumplirse para que la petición PPH fuera estudiada y, en su caso, otorgar la solitud de patente.

Este criterio se ha extendido a todo tipo de enmiendas voluntarias, dejando la oportunidad a los Solicitantes de realizar modificaciones solamente hasta que el periodo de observaciones haya terminado, con el fin de garantizar que la documentación sea tratada adecuadamente; de lo contrario, las enmiendas se archivan y se revisan hasta que les llega su turno, por lo que la oportunidad dada por el PPH para obtener un otorgamiento acelerado se ha reducido drásticamente.