El pasado 30 de agosto, el Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional de China aprobó finalmente la nueva ley de marcas tras varios años de estudio y revisión. La misma entrará en vigor el próximo 1 de mayo de 2014.

Las modificaciones para reforzar la lucha contra las infracciones de marcas y las actuaciones con malas intenciones han sido, en general, especialmente bien recibidas. En este sentido, la nueva ley incrementa drásticamente las indemnizaciones por infracción de 500.000 a 3.000.000 RMB (360.000 Euros aproximadamente), suma que se puede ver triplicada en caso de demostrar la mala fe del infractor.

La nueva ley prohíbe expresamente las solicitudes presentadas de mala fe y exige que éstas cumplan con los principios de honestidad y credibilidad. Se espera que estas modificaciones faciliten las actuaciones contra las solicitudes presentadas sin autorización por personas que conocen la marca gracias a frecuentes contactos profesionales con el titular.

Otro importante objetivo de la nueva ley es la simplificación del trámite de las marcas en China. En  este sentido, la introducción de un sistema multiclase permitirá proteger una marca para varias clases de productos y servicios mediante una única solicitud.

La ley también pretende poner fin a los trámites interminables en la oficina como resultado del enorme crecimiento en solicitudes durante los últimos 5 años. Más de 900.000 solicitudes fueron publicadas el año pasado, una cifra que cuadruplica las 220.000 alcanzadas en 2006.  A partir del 1 de mayo de 2014, la Oficina de Marcas estará obligada a examinar las nuevas solicitudes en menos de 9 meses, lo cual reducirá drásticamente el plazo de 3 años que puede llegar a tardar actualmente dicho examen.