La importancia del papel que juegan las marcas en la economía mundial es, por demás, incuestionable. Por lo tanto, es lógico que los países inmersos en el dinamismo económico global tiendan a integrar procesos, unificar criterios y tratar de proporcionar la mayor transparencia dentro de sus sistemas marcarios.

Tal es el caso de México que, en un período corto, ha implementado cambios de suma importancia a un sistema que, siempre sujeto a la perfectibilidad propia de cualquier sistema pero con base en una comparada efectividad, se presumía funcionaba correctamente. En este sentido, el sistema de marcas en México se encuentra en una nueva etapa; en una etapa de cambio y adaptación, de adecuación y acatamiento, de reformas propuestas y lagunas descubiertas.

 

Así pues, el IMPI implementó recientemente el “Sistema para presentación de solicitudes de Marca en Línea” por virtud del cual se pretende reducir tiempos de examen y/o concesión, disminuir costos por requerimientos de forma, así como evitar correcciones de Títulos por errores de la autoridad en la captura de información. De igual forma, se dio a conocer la “Guía que establece las Directrices Generales del Examen de Forma de Signos Distintivos” con el fin de maximizar los estándares de calidad y transparencia en los procedimientos de registro de signos distintivos en México. 

 

A primera instancia, lo anterior no se percibe como una transformación significativa sino como un eventual ajuste, producto de la evolución tecnológica y/o creciente demanda y necesidad pública, impuestos en un sistema que, como se mencionó anteriormente, siempre será propenso a mejorar. Sin embargo, dichos ajustes no son sino simples complementos a una modificación de mucho mayor relevancia que es, a saber, la entrada en vigor del Sistema de Madrid para el registro Internacional de Marcas. Es así que, desde el 19 de Febrero de 2013, el Protocolo de Madrid ha entrado en vigor en México.

 

El Protocolo de Madrid trae consigo innumerables ventajas para los solicitantes nacionales que opten por este sistema, tales como el ahorro en la presentación de solicitudes, simplificación de trámites post-registro, extensión de protección, etc., sin embargo la mayor ventaja que el sistema proporciona es que acerca a los titulares nacionales a nuevos mercados y facilita la protección de sus marcas de manera práctica y económica.

 

Luego entonces, este sistema pondrá a México en una vitrina internacional por virtud de la cual se hará mucho más atractiva la inversión en nuestro país y se fomentará la competitividad interna y externa. Es decir, la adhesión de México al Protocolo de Madrid, así como los cambios accesorios, brindan una oportunidad de crecimiento y desarrollo económico a nuestro país; sin embargo, para poder explotar dichas ventajas, será necesario, no solo concientizar a los pequeños y medianos empresarios Mexicanos de la importancia del registro de sus marcas y del papel que éste juegan en su potencial progreso económico, sino además, será de vital importancia que los especialistas en la materia adopten un rol más participativo respecto de la asesoría, planificación de estrategias y acompañamiento de los solicitantes nacionales, fomentándoles confianza y certidumbre durante todo el proceso de registro de marcas Internacional.