Desde el año 2003 existe una política denominada WDRP (Whois Data Reminder Policy), que se traduce como Política de Recordatorio de Datos de Whois, adoptada por la ICANN (Internet Corporation for Assigned Names and Numbers), organismo internacional responsable de la gestión y administración de los nombres de dominio.

El Whois de un dominio contiene entre otros, los siguientes datos:

• Datos del titular: Denominación o razón social de la entidad que ostente la titularidad del mismo
• Contacto administrativo: se ha de designar a una persona con representación legal en la compañía titular. En relación al correo electrónico se recomienda crear una cuenta genérica que no esté asociada a una persona concreta siendo varias las personas que puedan recibir los mensajes

• Contacto técnico: Es el responsable de efectuar cambios y adaptaciones al dominio desde el ámbito técnico.

Sería recomendable indicar a un responsable del departamento de IT de la empresa (matriz o filial) titular del nombre de dominio.

La mencionada política de WDRP consiste en la revisión periódica por parte de los registradores de los datos que constan en los Whois de los dominios mediante el envío periódico de correos electrónicos a clientes titulares de dominios para que verifiquen los datos de los mismos.

Es necesario que los titulares de nombres de dominio tomen conciencia de la importancia de que los datos que constan en los Whois de los dominios, sean exactos.

En el caso de que ocurran disputas debidas a que una web infrinja contenidos y / o cause daños y / o vulnere derechos de terceros, mediante el Whois se puede localizar al titular del dominio y tomar las medidas oportunas para la retirada de los contenidos causantes de la infracción.

Igualmente es importante que informen a su registrador cuando realicen un cambio interno en su organización, ya sea relativo a la modificación de su razón social, o a las personas contacto administrativo y/o contacto técnico para que se pueda proceder a su modificación y evitar así que una posible inspección de la ICANN pueda incluso llegar a cancelar su nombre de dominio si se verificara que sus datos no son reales.