Donde los ciclos de desarrollo de nuevos productos se reduce, se hace evidente la presión cada vez mayor no sólo para innovar e introducir nuevos productos o nuevas versiones en el mercado, sino también para hacerlo más rápido y más eficazmente que la competencia.

Desde mediados del siglo XX, los países desarrollados están apostando en la innovación tecnológica, como factor clave del progreso económico.

Un ejemplo claro es Corea del Sur, cuyo salto verificado al nivel de la educación, el empleo y la calidad de vida, en los últimos treinta años, está inevitablemente relacionada con la fuerte inversión en innovación tecnológica.

No en vano, las marcas coreanas como "Samsung", "LG", "Kia", entre otros, están conquistando los mercados  a una velocidad sin precedentes.

Así, en un mundo en el que el ciclo de desarrollo de nuevos productos se reduce, se hace evidente la presión cada vez mayor para las empresas no sólo para innovar e introducir nuevos productos o versiones en el mercado, sino también para hacerlo más rápido y más eficaz que su competencia.

La Vigilancia Tecnológica se plantea, en este contexto, como una herramienta necesaria que permite, a través de la investigación y un análisis sistemático, decidir sobre la mejor estrategia de negocio basada en un conocimiento previo de  productos y tecnologías desarrolladas por los competidores.

En ciertas ocasiones, la Vigilancia Tecnológica también puede identificar las soluciones tecnológicas más adecuadas para resolver los problemas específicos de la organización.

Más concretamente, la Vigilancia Tecnológica es una actividad organizada, selectiva y permanente que proporciona información acerca de:

  • El estado de la técnica de determinada (s) área (s) tecnológica (s)
  • Identificación de la competencia/ socios potenciales y sus productos
  • Identificar los principales mercados de interés
  • El contenido de las patentes desarrolladas por la competencia: noticias, descripción y uso de la tecnología, dibujos técnicos, reclamos, entre otros.

Este conocimiento permite a las empresas mantener su competitividad y evita la inversión en I+D redundante.

Este análisis puede llevarse a cabo a través de una:

  • Vigilancia Puntual: en la cual se incluye la búsqueda de los derechos de patentes concedidas y solicitudes de patentes pendientes, publicaciones científicas y artículos de prensa sobre una determinada área tecnológica u organización, en un período de tiempo determinado
  • Vigilancia Periódica: un sistema de alerta en soporte documental que la organización analiza con periodicidad. Como la Vigilancia Puntual, incluye una selección completa de los documentos pertinentes sobre una determinada área tecnológica u organización, que se actualizará periódicamente, por lo que proporciona no sólo una "imagen inicial", sino también su evolución en el tiempo.

La vigilancia tecnológica debe ser considerada por las organizaciones como una práctica de su gestión estratégica, más si cabe en un entorno marcado por una fuerte crisis financiera; pues ayuda a tomar decisiones sobre qué servicios o productos se deben desarrollar de una manera más rápida y económica y adelantarse así a su competencia.