Todos los sectores vinculados, de una u otra manera, a estos temas, contarán con un marco legal para la investigación científica y atención en salud, en cuanto inicie actividades la Comisión de Bioética y Seguridad creada por el Estado Venezolano en 2010.

La investigación científica en Venezuela, así como la promoción en salud, prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades dispondrá de una regulación y supervisión que abrirá nuevas oportunidades.

Al investigador, el conocimiento anticipado de estas normas, le permitirá asumir la responsabilidad bioética y de bioseguridad que tiene ante los resultados, consecuencias e impactos de su actividad científica. (*)

A quienes comercialicen productos y servicios relacionados con las distintas instancias de la prestación de salud, brindará también unas normas definidas que facilitarán su desempeño.

La materia de Bioética y Bioseguridad es muy conocida en el mundo. En el caso de Latinoamérica, México estableció una Comisión de Bioética en 1992, Argentina en 1998, Colombia y Uruguay en 2011, Panamá en 2003, República Dominicana en 2008, Guatemala en 2009, entre otros países. (**)

En Venezuela La creación de esta Comisión de Bioética y Bioseguridad convoca a participar conscientemente en la búsqueda de mejores perspectivas para la vida humana, a través de nuevos conocimientos biomédicos y la aplicación y desarrollo de avances tecnológicos derivados de la investigación científica dentro del dominio de la salud.

El fin último de esta Comisión será reconocer los principios de ética para la ciencia, la tecnología, la innovación y sus aplicaciones, así como los principios de ética para la vida, lo cual abre un abanico de posibilidades para la investigación y generación de nuevos conocimientos bioéticos, así como su aplicación y desarrollo, los cuales - a su vez - deben ser tratados con el equilibrio y prudencia que exige la complejidad de estos temas, que afectan de forma directa la salud e integridad del ser humano.

 

En consecuencia, se debe realizar una revisión del marco jurídico legislativo en materia de propiedad intelectual, para intentar unificar los criterios en torno al tema de la Bioética y la Bioseguridad en salud, aunado a la posibilidad de patentar las invenciones biotecnológicas que puedan surgir a raíz de la investigación y desarrollo, en beneficio del ser humano y la salud pública.

* Fuente FONICIT

**Fuente Unesco, Univ. De Chile, diarios de la región