Hasta ahora estábamos familiarizados con los .com, .net, .es, .it, a partir de ahora nos podemos encontrar con dominios tales como .microsoft, .apple, .parís, .madrid, .hotel, .turismo, .shop.

El día 12 de Enero se abrió el plazo para  la presentación de las nuevas solicitudes, y las compañías que tomen la decisión de optar por estos nuevos dominios tienen de plazo hasta el próximo 12 de Abril para realizar todos los trámites. 

La ICANN (el órgano competente en la asignación de nombres de dominio)  prevé hacer pública una lista de las solicitudes presentadas  15 días después.

Con independencia de que se haya determinado optar o no por un nuevo dominio, las organizaciones han de estar muy atentas al panorama que se avecina y monitorizar las propuestas que se han presentado por varias razones, por un lado asegurarse que las solicitudes no representan un conflicto con sus marcas, y por otro, informarse de los nuevos nombres de dominios que surjan por si les interesa registrar algún dominio del sector de actividad al que pertenezca para evitar la usurpación por parte de terceros. 

Es decir, los nuevos gTLDs (dominios) que han sido anunciados pudieran ser entre otros: .game, .hotel, .radio, .shop, .wine, .food, etc,  si yo titular de una marca pertenezco al sector de la radio y el titular del nuevo  .radio  abre su registro a la comunidad tendré que valorar si me interesa registrar mi marca bajo ese dominio.

Ahí reside la importancia de vigilar las solicitudes que se van a presentar.

El panorama de los dominios va a estar muy revuelto durante este año y las empresas  van a tener que adoptar una serie de medidas para evitar posibles infracciones derivadas del registro de estos nuevos dominios.

La propia ICANN ha articulado una serie de mecanismos con el fin de paliar los posibles conflictos, entre otros, la creación de una base de datos para consulta de marcas que tendrán como fin avisar al titular de éstas en los casos en los que terceros pretendan registrarlas como dominio.

Es por ello por lo que las Compañías deberían inscribir sus marcas ante este Organismo que se va a crear (Trademark Clearinghouse). 

Se ha acordado también la puesta en marcha de un proceso de bloqueo inmediato del dominio para los casos evidentes de piratería en los nuevos gTLDs y además se prevé que sea extensible a todos los dominios.

A través de este procedimiento del dominio puede ser bloqueado en un plazo de 24 horas.

Ante este escenario es recomendable que las compañías adopten medidas de control y vigilancia con el fin de otorgar una mayor protección a sus marcas y que el efecto de la aparición de los nuevos dominios no repercuta de forma negativa en la Compañía.