Los inventores en Portugal no protegen una gran parte de la tecnología asociada a sus invenciones, por medio del los derechos de la Propiedad Industrial, como indicado por el bajo numero de solicitudes de invenciones nacionales, que al largo de las décadas de 80 y 90 cuenta con un total aproximado de 150 solicitudes, por año en Portugal.

Con la entrada en el nuevo siglo, se verificó un aumento significativo del número de solicitudes de patente, para lo cual contribuyeron una serie de nuevas medidas y incentivos económicos y sociales. La creación, en 2001 de las primeras GAPIs (Oficinas de Apoyo a la Promoción de la Propiedad Industrial), el nuevo Código de la Propiedad Industrial (CPI) de 2003, la medida SIUPI (Sistema de Incentivos al Uso de la Propiedad Industrial), enmarcada en 2007 en el ámbito del PRIME – Programa de Incentivos a la Modernización de las Actividades Económicas, la revisión del CPI en 25 de Julio de 2008, aprobada por el Decreto-Ley n.º 143/2008, y la Línea de Apoyo a la Internacionalización de Patentes (LAIP) de 2009, fueran algunos de los mecanismos, que, entre otros, han contribuido a esta evolución positiva.

Una de las medidas impulsionadoras más significativas ocurre precisamente a partir del 1 de Octubre de 2008, cuando pasa a ser posible someter Solicitudes de Patente Provisional (PPP) en Portugal en virtud del Artículo 62. º-A del CPI de 2008. La solicitud de Patente Provisional surge desde luego como una herramienta de interés, por su estructura más simplificada, el bajo coste, la confidencialidad, la posibilidad de solicitarse una pesquisa al estado de la técnica, la fecha de prioridad y incluso, la posibilidad de presentar textos en Ingles. Esta medida se considera un éxito, pues hay permitido dar continuidad y incluso incrementar el número de solicitudes de registro de invenciones. Entre Octubre de 2008 y Diciembre de 2009 los PPP representaron el 41% de la totalidad de invenciones nacionales. En 2009 se alcanzaron 665 solicitudes de invenciones de residentes en Portugal y la expectativa para 2010 fue atingir el ambicionado total de 1000 solicitudes al año de residentes nacionales.

Todavía cabe señalar que de las 1000 solicitudes de invenciones esperadas para el año de 2010 cerca de la mitad serán provisionales y, según datos históricos del INPI (Instituto Portugués de Propiedad Industrial) solo cerca del 33% de ellas, deberán presentar un elevado potencial de patentabilidad. Si por un lado la estructura simplificada del PPP es su valía, estos deberán analizarse también cuanto a su contenido técnico. Hemos verificado que la gran mayoría de PPPs se revelan manifiestamente insuficientes cuanto al contenido, pues no presentan las características técnicas esenciales de las invenciones, no justificando así la conversión a solicitud de patente regular, en virtud del Artículo 62. º-B del CPI 2008, lo que podrá implicar problemas o incluso la pérdida de la fecha de prioridad.

Las preocupaciones en este nivel son demasiado pertinentes, pues el depósito de PPP con bajo contenido puede implicar los problemas ya mencionados y, en el límite, la pérdida del carácter de novedad de la tecnología, en el caso de que la fecha de prioridad no sea mantenida y entretanto la tecnología se ha hecho pública. A este respecto no es ajena la decisión de los solicitantes, al considerar que están aptos a depositar PPP, sin recurrir al apoyo especializado de profesionales habilitados para administrativa y técnicamente, prestaren sus servicios. Es por ello importante referir que de todos los PPP depositados entre Octubre de 2008 y Diciembre de 2009, sólo 22% han sido acompañados por un mandatario oficial especializado.

Es expectable que grande parte de los PPP presentados con mandatario tengan un elevado potencial de patentabilidad y que la mayoría de ellos vengan a ser convertidos en patentes definitivas, con bajo riesgo de pérdida de la protección conferida a la tecnología, por lo que dejamos el reto cuanto a esta materia, comprobada por los dados presentados.