Aunque el número de solicitudes españolas en biotecnología todavía es relativamente bajo en el contexto europeo, en los últimos años se ha experimentado un notable crecimiento en solicitudes nacionales e internacionales.

La biotecnología es un sector estratégico, y uno de los sectores clave para potenciar un cambio de modelo productivo en España. El sector biotecnológico español es un sector con un importante crecimiento acumulado en los últimos años y de un gran dinamismo, reconocido por la OCDE.

El número de empresas españolas con actividad en biotecnología, prácticamente se ha duplicado en el período comprendido entre 2005 y 2008, según datos del Informe ASEBIO 2009. Estos datos reflejan que en 2008, el sector estaba compuesto por 942 empresas con alguna actividad en biotecnología. Entre ellas, 305 eran empresas cuya actividad principal es la biotecnología.

Los dos campos de actividad más importantes dentro de la biotecnología española son la salud humana y la alimentación, campos en los que desarrollan su actividad un 44% y un 30%, respectivamente, de las empresas biotecnológicas españolas, seguidas de la agricultura y producción forestal, la salud animal y acuicultura, el medio ambiente y la biotecnología aplicada al sector industrial.

El crecimiento del sector biotecnológico español también tiene reflejo en el incremento experimentado en los últimos años en el número de patentes solicitadas ante la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM), pasando de 81 solicitudes en el año 2000 a 217 en el año 2009. En este año, se presentaron 363 solicitudes de patente, un 60% de ellas ante la OEPM, y 18% de solicitudes PCT (Patent Cooperation Treaty).

España ocupa el undécimo lugar dentro de los países de la UE-15 en patentes concedidas por la Oficina Europea de Patentes, consiguiendo un 0,5% de las patentes concedidas por esta oficina en el año 2007. A lo largo del período 2000-2007, el sector biotecnológico español no consiguió mejorar este puesto, pero sí creció en el valor absoluto de las patentes concedidas.

El sector biotecnológico español es un sector consciente de la importancia del desarrollo de una cartera lo más completa posible de patentes como eje central de su estrategia de I+D+i, para el correcto desarrollo y comercialización de sus productos y como principal medio para evitar la biopiratería. El crecimiento de los últimos años en el número de solicitudes y patentes biotecnológicas es consecuencia del carácter estratégico de las patentes para el sector biotecnológico español.